El poder de la mente

 El saber por qué las mujeres son amantes de las compras, y el por qué la tecnología puede ser perjudicial, no es un capricho, es toda una ciencia. Así lo demostrarán Carolina Winnett y Adam Gazzaley en el Foro de Neuromarketing de El Espectador el próximo 5 de septiembre. 
El poder de la mente

Lo que las mujeres quieren

Dicen que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, pero no queda muy claro cuáles son las diferencias entre los dos. Caroline Winnett se concentra en una diferencia que se ha encontrado a través de la neurociencia, que por lo general, las mujeres disfrutan ir de compras más que los hombres. Pero esto necesita una aclaración, ya que para muchos esta conclusión es parte del conocimiento general. Caroline Winnett va más allá del concepto, y explica no solo porqué las mujeres disfrutan más ir de compras que los hombres, sino que hace que la experiencia sea diferente para los géneros. Las mujeres aprecian el mundo de manera integral.

Los hombres, a diferencia, tienden a compartimentar esta misma apreciación. Aplicando esto a las compras, las mujeres van de paseo a deleitar sus cinco sentidos, mientras que los hombres van en una misión a conseguir algo específico. Las mujeres invitan la distracción, pero a los hombres les incomoda. La idea del neuromarketing es aplicar estos conceptos para proveerle la más adecuada experiencia a cada género.

NeuroFocus, la empresa que Caroline Winnett fundó para dedicarse a este tipo de investigaciones, trabaja con clientes para que la publicidad y el desarrollo del producto estén de acuerdo a los principios de la neurociencia, y así alcanzar más y mejores consumidores. Una mente distraída La información a la que están expuestas las personas hoy en día, es más de la que en realidad puede procesar.

A diferencia de lo que se pensaría, la tecnología (internet, correo electrónico, celulares, redes sociales, etc) en lugar de ayudarlas, lo que hace es interferir con su conocimiento y los retrasa en alcanzar sus metas. Pero, ¿no se supone que la tecnología es una herramienta de aprendizaje? Según Adam Gazzaley, neuro científico experto en comportamiento de la mente humana, el problema no está en la tecnología en sí, sino en el volumen y la velocidad con la que las personas intentan procesar toda la información.

Es ahí cuando se habla de la mente distraída, donde se cree que toda lo que se lee, se oye, se escucha queda en el cerebro por un buen rato, sin entender que el exceso solo lleva a la memoria de corto plazo y a la falta de concentración en tareas diarias. En otras palabras, el cerebro tiene sus limitaciones, y no hay que bombardearlo con datos porque simplemente, se cansa, y es ahí cuando no se aprende nada. Sin darse cuenta se están sobrealimentando de datos sin tener en cuenta que el cerebro tiene sus limitaciones, las cuales hay que respetar