El ama de casa que escribe porno para mamás

Esta mujer escribió un libro para internet y en menos de un año se convirtió en la autora de la trilogía de libros eróticos que superó en ventas a Harry Potter.
El ama de casa que escribe porno para mamás

Antes de que fuera publicada en físico, se decía que el éxito de la versión electrónica de Cincuenta sombras de Grey se debía a que las lectoras se atrevían a leer literatura erótica en sus dispositivos digitales sin que nadie se enterara de lo que leían. Un año después, leer un ejemplar de este libro en público es razón para enorgullecerse.

De hecho, una de las últimas tendencias en literatura para mujeres es justamente la trilogía erótica de E. L. James, una obra que en muy poco tiempo ha escalado las listas de los más vendidos en todo el mundo. En Colombia ya está disponible la primera parte, y el resto de la trilogía se estrenará en este mes de agosto.

El nombre verdadero de E. L. James es Erika Mitchell. Tiene 49 años y vive en Londres occidental con su esposo, el libretista Niall Leonard, y sus dos hijos varones y adolescentes. Su madre es de origen chileno y su papá era un camarógrafo escocés de la BBC. Fue educada en colegios privados y estudió Historia en la Universidad de Kent.

Cuando escribió la primera novela, E. L. James no esperaba volverse autora. Ella era fanática de la saga de Crepúsculo y eso la inspiró a contar una historia erótica protagonizada por los mismos personajes de la serie, Bella Swan y Edward Cullen.

En poco tiempo encontró muchos lectores interesados en internet. Eso le dio la idea de publicar la novela, pero antes tenía que cambiar los nombres de los personajes y alejarse de la saga en general. La novela se transformó en una trilogía.

La publicó en The Writer’s Coffee Shop –una casa editorial australiana para libros electrónicos– en mayo del 2011. E. L. James mantenía su trabajo como presidenta de producción de una pequeña productora de televisión independiente. Su sueño era que los libros, eventualmente, fueran publicados en físico.

La casa editorial australiana no tenía el presupuesto para promocionar el libro, pero los mismos lectores se encargaron de hacerle buena prensa en internet. Casi un año después de que se estrenara en formato electrónico, la casa editorial Random House Mondadori compró los derechos para publicar la trilogía en libros convencionales en inglés, español y alemán. El primer tomo, Cincuenta sombras de Grey, se estrenó el primero de abril de este año en Estados Unidos; los otros salieron dos semanas después, y a los ocho días se estrenó en Gran Bretaña.

La trilogía sigue el romance entre una joven virgen universitaria de 21 años, Anastasia Steele, y el multimillonario de 27 años Christian Grey. Se conocen en una entrevista que Anastasia le hace a Christian para el periódico de su universidad y comienzan un romance excéntrico, ya que a él le gusta el sadomasoquismo. Los libros están llenos de descripciones gráficas sobre sus encuentros. Aunque es una trilogía erótica, hay mucho énfasis entre la relación emocional de la pareja. El primer beso ocurre tarde en la primera novela.

En ventas, E. L. James oficialmente sobrepasó la serie de siete libros de Harry Potter en Amazon de Gran Bretaña. En Estados Unidos, la trilogía lleva cinco meses y medio en los tres primeros puestos de la lista de los mejor vendidos del New York Times. En Buenos Aires, los primeros dos tomos fueron los más vendidos de la última semana de julio. La trilogía le quitó el récord de la novela que más rápido se ha vendido a El código Da Vinci, de Dan Brown. Universal Studios notó el éxito de los libros y pagó cinco millones de dólares por los derechos cinematográficos. Angelina Jolie expresó interés en el papel de la protagonista, Anastasia Steele, pero también se especula que Scarlett Johansson puede quedarse con él.

Todo ha ocurrido tan rápido para E. L. James, que su estilo de vida todavía no ha cambiado. En su tiempo libre les lava la ropa a sus hijos, quienes aún no han leído los libros. Y, confiesa ella, que es mejor que no lo hagan pues le daría mucha vergüenza. Antes de escribir la trilogía, E. L. James hizo una investigación sobre el sadomasoquismo en internet. Sus escritos son en parte inspirados por las imágenes que la autora encontraba y, en consecuencia, es una novela que solo puede existir en la era de internet. E. L. James traduce la pornografía visual al medio escrito, quitándole lo ofensivo a través de la narrativa.

El género de la literatura erótica siempre ha sido del ámbito femenino, y esta trilogía no es diferente. Así como Crepúsculo es para mujeres adolescentes, y Harry Potter para niños y jóvenes, Cincuenta sombras de Grey es para mujeres maduras. El éxito está tan ligado a este público que los medios anglohablantes le han dado el apodo de “porno para mamá”.

E. L. James, por su parte, sabe qué es lo que les gusta a las mujeres de su obra. “Todo el libro es una fantasía: un estilo de vida fantástico, un hombre fantástico. Él es ridículamente exitoso, ridículamente rico, ridículamente bueno en la cama. Es una fantasía”. Según ella, el éxito de las novelas se debe a la evasión que permite. Es una manera de hundirse en otra realidad, una que permite disfrutar el sadomasoquismo.

CONCURSO

Las primeras tres personas que respondan a la pregunta ¿cuánto pagó Universal studios por los derechos para hacer la adaptación del libro al cine? recibirán la trilogía completa de E.L James. Deben enviar la respuesta con los datos personales a antes del 10 de octubre *

*Aplica sólo para residentes en Bogotá.

Temas relacionados