Fernando Hakim, tras los códigos del cerebro humano

Este neurocirujano, hijo de Salomón Hakim, ha escrito con tinta propia su nombre en la medicina. En Colombia son pocos los hombres que conocen el cerebro humano como él.
Fernando Hakim, tras los códigos del cerebro humano

¿Cómo no iba a heredar la profesión de su papá y sus antepasados libaneses que llegaron a Colombia a principios de siglo pasado? Pero no hay que irse tan atrás. Basta con desempolvar el año en que el barranquillero Salomón Hakim partió la historia de la neurociencia en dos. En 1964 descubrió el Síndrome de hidrocefalia con presión normal (una enfermedad que consiste en el aumento del líquido cefalorraquídeo en el cerebro), lo que hoy se conoce como Síndrome de Hakim. Y por si esto fuera poco, también inventó la solución: una válvula que permite el tratamiento para todas las hidrocefalias, un tubo pequeño que sirve como puente para la circulación de líquido en el cerebro.

Fernando Hakim vio esto y mucho más. Aunque por entonces no superaba los diez años de edad, puede decirse que fue testigo directo del hallazgo que cambió la vida de miles de enfermos. “Yo era muy chiquito cuando mi papá se hizo famoso. Él llegaba a la casa con las películas de hidrocefalia de presión normal y nosotros las veíamos como si fuera una de dibujos animados”, dijo a CROMOS. Crecer al lado del médico que sorprendió a la comunidad científica fue determinante para que Fernando y sus tres hermanos también se dedicaran a la medicina. Lo que la mayoría de estudiantes tienen en su universidad, los hermanos Hakim lo tuvieron en el segundo piso de su casa. “Hacía las válvulas en el laboratorio y nosotros le ayudábamos. Por ejemplo, se le caía el balín, uno se lo recogía y a cambio nos regalabaun dulce”, expresó.Por recomendación de su padre, estudió medicina en la Escuela Militar de Bogotá. Antes de ser médico institucional del Hospital Universitario de la Fundación Santa Fe, se especializó en neurocirugía en Estados Unidos. La válvula que patentó su padre cuando él era un niño y que hoy en día es comercializada por Johnson & Johnson, la empezó a implantar en varios pacientes. “No a todas las personas con síndrome de Hakim hay que ponerle válvula. Para determinar si es necesariose realiza una punción lumbar para sacarle líquido. Si al cabo de unos días la familia nota una mejoría después de la punción, como que empezó a caminar mejor o volvió a ser el mismo, el paciente es candidato a válvula”, manifestó. Que su padre haya explicado la hidrocefalia con presión normal en los sesentas no significa que en la actualidad el panorama esté claro. Según Carlos, su hermano, ingeniero biomédico que ayudó a elaborar y a perfeccionar la Válvula Hakim, se calcula que en Estados Unidos el 20% de las seis millones de personas quetienen Alzheimer están mal diagnosticadas. “El Alzheimer, una demencia que no tiene tratamiento, se parece al Síndrome de Hakim y los médicos la confunden. La gran diferencia entra las dos es que la demencia que descubrió mi papá es reversible y la persona se puede curar”, aclara Fernando. ¿Cómo es posible que a estas alturas una enfermedad se confunda con otra? Aquí es cuando los médicos deben hilar fino. En las dos enfermedadeslos cerebros presentan similares malformaciones en el ventrículo y eso se ve reflejado en las resonancias magnéticas. “En medicina lo más importante es la historia clínica. La Hidrocefalia con presión normal empieza con trastornos en la marcha, el paciente empieza a caminar como si tuviera zapatos metálicos sobre un pisoimantado. Luego vienen los trastornos mentales. El Alzheimer, en cambio, empieza directamente con problemas mentales. La persona empieza a olvidarse, a desconectarse poco a poco”.Son incontables las personas a quienes Fernando les ha devuelto la memoria. Eso era lo que hacía Salomón Hakim, su padre y su principal maestro, fallecido el 5 de mayo del 2011. Que quede claro que la radiografía de la enfermedad que salió del segundo piso de su casa es sólo una parte de todo lo que trata a diario en el Hospital Universitario de la Fundación Santa Fe. Cirujía de tallo cerebral, intervenciones vasculares, tumores cerebrales grandes; harían falta más páginas para enumerar sus especialidades.

Temas relacionados