Los estigmas de una campeona de Pole dance

A Sandra Toro ni los moretones de sus piernas, ni los callos de sus manos, le han costado tanto como las críticas que debe enfrentar por ser una exponente del baile.
Los estigmas de una campeona de Pole dance

Croatian rhapsody  fue la canción con la que la antioqueña  Sandra Toro se coronó como la mujer que mejor baila Pole dance en Colombia. Su presentación de tres minutos y medio hacía alusión al recorrido de un ser humano en la tierra. Aprender y desapegarse, dos  ideas que tradujo al baile.

El jurado calificador, que se dio cita hace un mes en Medellín (en el certamen organizado por la escuela Pin up girls), la eligió por la limpieza de sus movimientos, el carisma, la precisión y la calidad de las figuras de riesgo que Sandra interpretó.

El Hand string (cabeza hacia el piso, los dos brazos agarrados al tubo y las piernas formando una V) El hade (cabeza al piso y las piernas en Split paralelas al piso) hicieron de su interpretación un motivo de elogio. Sandra representará al país el próximo 26 de noviembre cuando se realice en Buenos Aires el campeonato suramericano de Pole dance.

Su talento es la  acrobacia aérea en tela , especialización que consiguió durante su carrera en la Universidad de Antioquia , pero cuando una colega  le  mostró un video de Pole dance sintió la necesidad de aprender esta técnica que le ha traído muchos triunfos pero también varios disgustos.

“ A mí no me duele los morados que tengo en las piernas, en los brazos, los callos que tengo en las manos, realmente lo que me duele es enfrentarme a la gente que me mira mal cuando se da cuenta de que practico Pole dance. Luchar con el estigma, con la gente que cree que eso es de burdeles, de vagabundas es lo más difícil”, confiesa al tiempo que recuerda que en cierta ocasión apareció en un programa de televisión de Cúcuta y al terminar la emisión recibió varias llamadas de televidentes que buscaban un show privado. 

Sin embargo, Sandra ya aprendió a superar ese tipo de conclusiones insulsas que hacen muchos hombres. Cuenta con el principal apoyo que es el de su esposo y su familia quienes la ven como lo que es, una campeona del baile.

Su trabajo como instructora de Pole dance la hace una conocedora de la materia y una buena consejera para las principiantes.  “A quienes quiere empezar a practicar este deporte les diría que lo más importante es tener disciplina y paciencia. Todo tipo de danza te da algo para la vida, pero el Pole te da una buena postura  y los más importante: una actitud diferente ante la vida, porque el Pole se vuelve un reto, hacerlo y no desistir te da una actitud muy positiva”.

Un último consejo para quienes piensan que para practicar pole dance se necesita ser una bailarina profesional antes que una apasionada: “esto es una práctica que requiere esfuerzo pero no es algo tortuoso y en la práctica se adquiere la fuerza y la elasticidad que se necesita para triunfar”.