Cartagena se impregnará del estilo italiano

El VII Festival Internacional de Música de Cartagena, que se realizará entre el 5 y el 13 de enero de 2013, estará dedicado al Barroco italiano. La gran novedad será la presentación de la ópera buffa La serva pedrona, de Pergolesi. ¡A comprar boletas!
Cartagena se impregnará del estilo italiano

Para los amantes de la música clásica, las vacaciones de enero llegan coronadas de plan fijo: el Festival Internacional de Música de Cartagena. Y el próximo, que está a la vuelta de la esquina, según los expertos, será sensacional. No solo porque estará dedicado a uno de los más grandes períodos de la música italiana, el comprendido entre los siglos XVI y XVIII, con autores como Galuppi, Monteverdi, Vivaldi, Corelli, Scarlatti y Boccherini, entre los más reconocidos, sino porque presentará por primera vez una ópera buffa que ha suscitado amplia expectativa: La serva pedrona, de Giovanni Battista Pergolesi.El Festival llega cargado de novedades. Estrena director general, Antonio Miscena; asesor artístico, Rinaldo Alessandrini; y orquesta invitada, Concerto italiano, bajo la batuta del propio Alessandrini, un especialista con más de 20 años de experiencia en el repertorio seleccionado para esta edición. Entre los invitados especiales sobresalen las figuras de la contralto, Sara Mingardo; el violonchelista, Mario Brunello; el arpista, Javier de Maistre; y el connotado violinista, Salvatore Accardo, quien también ofrecerá la novedad de dirigir la Filarmónica Joven de Colombia. El programa también estrenará el espacio Serie Latinoamericana, que permitirá el lucimiento de artistas como el compositor brasileño, André Mehmari; el quinteto de tango contemporáneo, Diego Schissi; el arpista llanero, Elvis Díaz; y el violonchelista colombiano, Santiago Cañón, de 17 años, considerado el mejor intérprete joven del país.En aras de que nadie se pierda sus conciertos favoritos, el Festival repetirá los tradicionales recitales de las 11 de la mañana en las capillas del Hotel Santa Clara y Santa Teresa, a las tres de la tarde en los mismos escenarios. Para facilitar la venta de boletería, que inició el pasado 29 de octubre, los organizadores han realizado una alianza con la empresa Primera Fila, de Cine Colombia, con el fin de que los espectadores puedan adquirir sus boletas bien sea en las taquillas de los Multiplex, por TeleCineco, en el portal Cineco o directamente en el portal primerafila.com.co. En enero, Cartagena respirará por una semana el aroma del Barroco italiano, una oportunidad que ningún amante de la música clásica debería perderse.LO QUE NO SE PERDERÁN LOS CRÍTICOSJuan Carlos GarayCrítico musical y director del programa La onda sonora, de la Radio nacionalLa serva padrona, de Giovanni Pergolesi• 10 de enero• Teatro Adolfo Mejía• 7:00 p.m.Que el próximo festival esté dedicado a la música italiana (y con mucho énfasis en el periodo Barroco) es algo que va a traer sorpresas muy gratas. Al lado de obras tan archiconocidas como Las cuatro estaciones, de Vivaldi, aparecen también otras más curiosas que nos van a pintar un buen retrato de lo que se llamó el estilo italiano. Los italianos son maestros en lo melódico.La obra que no me quiero perder es La serva padrona (la sirvienta patrona) de Pergolesi. No solo es la primera vez que en el Festival se presenta una ópera, sino que es de veras exquisita. En realidad es una mini-ópera, con solo dos personajes y menos de una hora de duración. Pero los personajes son encantadores, llenos de picardía, y la música de Pergolesi tiene mucha chispa.Emilio SanmiguelCrítico de música de la revista Semana• Un viaje a Roma• Obras de Haendel, Stradella,Muffat, Scarlatti y Corelli, interpretadas por la orquesta Concerto Italiano, dirigida por Rinaldo Alessandrini.Soprano: Valentina Varriale.• 5 de enero • Teatro Adolfo Mejía • 7:00 p.m.La gran novedad del VII Festival estriba en la propuesta, muy interesante, dicho sea de paso, de apartarse del repertorio tradicional, por la ausencia de los grandes nombres de la música, como Beethoven, Mozart, Haydn, Schubert, Schumann o Chopin, en aras de concederle espacio a la música italiana del Renacimiento y el Barroco, con nombres que eventualmente pueden no resultar familiares para el gran público, pero que sí han sido piedras angulares de la historia de la música, como Baldazare Galuppi, Giuseppe Torelli o Alessandro Scarlatti, que están programados al lado de rutilantes estrellas de la composición, como Antonio Vivaldi y Georg Frederic Händel, alemán de nacimiento, inglés de adopción e italiano por vocación. Adelantar cuál puede o debe ser “el concierto” del festival puede resultar temerario. Sin embargo, no es aventurado afirmar que todas las presentaciones de la orquesta Concerto italiano, bajo la dirección de Rinaldo Alessandrini, son una especie de carta segura por su prestigio internacional y por la reconocida autoridad de su interpretación. Lo propio con los conciertos en los cuales tomará parte la contralto Sara Mingardo. Ahora, la gran expectativa, claro, es para La serva padrona de Pergolesi, por lo que resulta obvio: es la llegada de la ópera al festival.Jaime Andrés MonsalveJefe musical de la Radio Nacional y columnista de CROMOS• Scarlatti, Berio, Boccherini, Verdi. Andrea Luchesini, Piano Salvatore Accardo, Violín.• 6 de enero• Teatro Adolfo Mejía • 7:00 p.m.Todos los ojos están puestos en Antonio Miscena, quien se estrena como director artístico del evento luego de los lineamientos de arranque basados en el repertorio de cámara con que creara el evento Charles Wardsworth, y tras una línea mucho más ecléctica impuesta por su sucesor, Stephen Prutsman. Ha elegido Miscena para su estreno un programa ambicioso que va desde danzas y canciones populares hasta ópera, en la primera incursión del género lírico en el Festival por cuenta de La serva padrona, de Pergolesi. Si esa pieza, más el sobrecogedor Stabat mater del mismo autor; prematuramente desaparecido a sus 27, son imperdibles a ojo cerrado dentro del amplio repertorio del evento, es más imperativo aún no perderse a Salvatore Accardo, sin duda alguna, el más grande ejecutante de Paganini de la segunda mitad del siglo XX, quien acudirá a la cita con su propio cuarteto de cuerdas y, por supuesto, tocando piezas violinísticas diabólicamente imposibles con la tranquilidad de quien está respirando.Carolina ContiPeriodista musical y programadorade la HJUT 106.9 FMLas cuatro estaciones, de Antonio VivaldiOrquesta Concerto Italiano, bajo la conducción de Rinaldo Alessandrini.• 11 de enero • Plaza San Pedro • 10:00 p.m.• 12 de enero • Teatro Adolfo Mejía • 7:00 p.m.• Stabat Mater, de Giovanni Battista Pergolesi Orquesta Concerto Italiano, bajo la conducción de Rinaldo Alessandrini. Soprano: Valentina Varriale Contralto: Sara Mingardo• 8 de enero • Teatro Adolfo Mejía • 7:00 p.m.Por supuesto Las cuatro estaciones, de Vivaldi, resultan imperdibles, sobre todo en la versión de Alessandrini que es la más honesta, cuidadosa y seria de las que conozco. Tampoco me puedo negar la emoción de la música sacra de Pergolesi, especialmente de su última obra, el Stabat Mater. Pergolesi involucra al oyente desde la emoción más profunda que produce la delicadeza de este ‘divino poema del dolor’ como lo llamó Bellini. Me causa gran curiosidad el diálogo que hará el pianista Andrea Lucchesini entre las deliciosas sonatas de Domenico Scarlatti (siglo XVIII) y las misteriosas piezas de Luciano Berio (siglo XX). Y luego, entre las mismas obras de Scarlatti y el jazz, al lado del clarinetista Gabriele Mirabassi.