Un sofá donde caben todos

Danny García, Alejandro Jaramillo y Catalina Villa son los responsables de llevar “El Sofá” a los televidentes bogotanos, todos los domingos a las 8:30 de la noche.
Un sofá donde caben todos

Apostarle a la transformación de imaginarios negativos entorno a la comunidad LGBTI, es el objetivo principal de un docente universitario con 10 años de experiencia en televisión educativa, una antropóloga con maestría en comunicación y una productora que lleva cinco años trabajando con Canal Capital.

El programa, El Sofá, lleva cinco meses al aire en la televisión bogotana y se creó por la unificación de varios proyectos dirigidos a la población LGBTI que estaban en el escritorio del gerente del canal, Hollman Morris.

“Este nuevo programa cultural abre una brecha social para hacer visible a esta población, pero además, muestra actividades que practican dentro de la sociedad, como integraciones, charlas, manifestaciones, entre otras”, afirma Danny García, productora del programa.

Por esta razón la ardua investigación y propuesta de temáticas pedagógicas son la clave fundamental a la hora de realizar y producir programas cada semana, además tener un invitado experto, oír sus puntos de vista ayuda a construir colectivamente posiciones o argumentos en torno a la comunidad.

Para lograrlo Alejandro, Danny y Catalina se comprometen con el programa y la comunidad en general llevando la batuta en cualquier situación que pueda generarse alrededor del tema, sea positiva o negativa. En ese sentido son la voz de los que no la tienen, mediante opiniones y argumentos que obtienen gracias a la interacción permanente con los televidentes por medio de las redes sociales.

Y, “aunque en muchas ocasiones no tenemos la posibilidad de mostrar referentes de apoyo sobre lo que sucede en otros países con la comunidad LGBTI” afirma Alejandro, sí tienen la oportunidad de lograr una participación colectiva con el fin de que sus derechos y deberes sean escuchados.

Frente a la última polémica generada con el Concejo de Bogotá, sus opiniones fueron escuchadas claramente en los debates internos generados en el canal y representados a la sociedad por Hollman Morris, pues llevar una vida invisible no es una opción, mucho menos una obligación.