Viaje a un mundo desconocido a través del programa: La lleva

Para su segunda temporada, y con varios premios a cuestas, el reality infantil La lleva cruzó las fronteras de Colombia y se convirtió en una coproducción latinoamericana. Postales de viaje.  
Viaje a un mundo desconocido a través del programa: La lleva

¿Qué mejor que romper con la rutina, empacar maletas y conocer una cultura diferente? Aunque parezca una idea de ensueño, es la línea editorial que guía la segunda temporada del reality La lleva, una coproducción del Ministerio de Cultura, Canal 13, Señal Colombia y el Centro Ático de la Universidad Javeriana.

El argumento es sencillo: niños, entre los once y los doce años, viajan a municipios desconocidos, en donde niños de la misma edad los acogen en su hogar y los guían por sus lugares, costumbres y culturas. El niño que recibe en su casa a un visitante se convierte en el viajero y protagonista del siguiente capítulo. “Queríamos desarrollar un proyecto de televisión infantil y cultural en el que los niños vieran reflejados sus intereses y necesidades, así que sumamos voluntades y creamos alianzas con los públicos y privados”, explicó Katerine Moreno, productora delegada de Mi Señal, de Señal Colombia. 

Cada capítulo es una carga intensa de emociones de asombro y novedad. Avanzando a tientas, la mirada desprevenida de los niños se abre paso a realidades completamente diferentes. “La experiencia del viaje permite que los niños hagan amigos, amplíen su visión del mundo y compartan sus diversas formas de vivir y pensar”, precisa Moreno.

Como todo juego, La lleva tiene reglas: el niño viajero debe crear con sus manos un regalo que dará a su futuro amigo, mientras el anfitrión prepara una fiesta de bienvenida con sus costumbres y tradiciones propias. A medida que se desarrolla el capítulo, viajero y anfitrión comparten sus expectativas sobre el recibimiento y la experiencia del viaje por ríos, carreteras o avión. Al cierre, el niño viajero le escribe una carta a su nuevo amigo, en donde le cuenta que ahora el “la lleva”, es decir, que se ha convertido en un viajero que irá a otro lugar a conocer un nuevo amigo.

La primera temporada recorrió lo ancho y largo del país en 13 capítulos. Desde Quibdó hasta Providencia, pasando por Valledupar y Cúcuta. En 2010, la recepción trascendió al ámbito internacional, al obtener el premio del Festival Internacional de Televisión Infantil Prix Jeunesse, en la categoría de Diveridad (Celebrating Diversity). Para la segunda temporada, el Ministerio de Cultura hizo la gestión con productores internacionales para lograr una serie latinoamericana. Canal Encuentro de Argentina, Universidad de Guadalajara de México, y Funglode de República Dominicana se sumaron al proyecto e hicieron posible grabar seis capítulos en cada país, para un total de 24 episodios.

Aunque La lleva se apoya en el formato de reality, su apuesta ha sido tomar distancia de la versión sensacionalista de los hechos de algunos canales nacionales. “Algunos realities buscan escarbar las peores emociones, pero nosotros buscamos todo lo contrario, que los niños desarrollen potencial en términos de autogestión, autoestima y empoderamiento a la hora de tomar decisiones”, afirma Moreno. No en vano, la serie obtuvo el premio India Catalina a mejor formato y mejor programa infantil en 2011, y a mejor programa infantil en 2012.

Quizá sea en la espontaneidad de los niños y en su curiosidad por lo nuevo, donde se halle el encanto de una serie que descubre mundos desconocidos. Todos los sábados y domingos a la 1:30 p.m. por Señal Colombia.