Nuestros favoritos a quedarse con los Premios Oscar

Para los expertos, los premios Oscar suelen ser predecibles. En esta ocasión, el favoritismo es para Lincoln, de Steven Spielberg, pero nosotros tenemos nuestas propias preferencias, más allá de la opinión de la Academia. ¿Cuáles son las suyas?
Nuestros favoritos a quedarse con los Premios Oscar

Los premios Oscar suelen ser predecibles. Antes de conocer las nominaciones, los amantes del cine ya tienen una idea de cuáles serán las películas que competirán por una estatuilla. Este año, como era de esperarse, los largometrajes más destacados tienen un denominador común: exaltan el patriotismo norteamericano. Desde diferentes puntos de vista, Lincoln, Argo, Objetivo: Bin Laden y Django sin cadenas, cuatro nominadas que se repiten en varias categorías, hacen referencia al heroísmo estadounidense, un tema que la Academia valora y premia.

A pesar de que la elección de estas cuatro películas sea predecible y de que su recreación del gran héroe americano esté desgastada, cabe destacar que estas historias se atreven a aceptar, así sea tímidamente, los errores que ha cometido la gran nación norteamericana. Aunque apoyadas en la idea de que el fin justifica los medios, admiten que han logrado satisfacer sus intereses por cuenta de la codicia y la ambición, por medio de la corrupción, la crueldad y la violencia, lo cual es una novedad en Hollywood.

Lo más probable es que entre estas cuatro producciones se encuentre la ganadora a mejor película, y muchos han confiado sus apuestas en Lincoln, por las asombrosas actuaciones de Daniel Day-Lewis, Tommy Lee Jones y Sally Field; por su hermosa dirección de arte y su fotografía, y porque apunta al orgullo histórico de un país. Sin embargo, la creación de Steven Spielberg fue ignorada en los Globo de Oro, en los SAG y en los premios de la crítica, eventos en los que fue superada por Argo, película dirigida por Ben Afleck y basada en la toma de la embajada de Estados Unidos en Irán. Aunque sería realmente inesperado que Argo se llevara el premio –ni siquiera está nominada a mejor dirección–, esta película tiene a su favor una historia mucho más ágil y efectista que la lenta, compleja y extensa Lincoln. Esa es una de las debilidades de varias de las  películas de este año, al parecer los cineastas han perdido su capacidad de síntesis y sus obras cansan.

Si esta entrega lograra evadir la tradición, películas como Amor –que triunfó en Cannes–, Bestias del sur salvaje –ovacionada en Sundance– y Una aventura extaordinaria –una novela difícil de llevar al cine pero adaptada con maestría– deberían ser premiadas. Al menos esas son las que nos gustan. No obstante, pocas sorpresas podrán esperarse en los Oscar, premiación en la que no suele privilegiarse el cine que incomoda. Y usted, ¿ya eligió sus ganadores? Aquí están los nominados y nuestros preferidos.