Los artistas detrás de la novela gráfica de García Márquez

Abundan biografías, documentales y perfiles periodísticos sobre el escritor colombiano. Sin embargo, le faltaba una referencia como “Gabo: memorias de una vida mágica”, una novela gráfica de 184 páginas basada en sus momentos más destacados.  
Los artistas detrás de la novela gráfica de García Márquez

En 1927 la tira cómica Krazy Kat ya era obra maestra. George Herriman, el padre del gato, el perro y el ratón que con sus aventuras sedujeron a los lectores de periódicos norteamericanos y europeos, fue uno de los primeros historietistas que vivió de su profesión hasta su muerte. Ese mismo año, en el que Herriman vio desde arriba el surgimiento de Oswald, el conejo afortunado, el hijo mayor de Walt Disney que antecedió a Mickey Mouse, el 6 de marzo nació Gabriel García Márquez. ¿Quién iba a imaginar que la vida de este costeño sería llevada al comic? Luego de la monumental biografía realizada por el inglés Gerald Martin y de Vivir para contarla, era difícil creer que saldrían más documentos acerca del autor de Ojos de perro azul. No obstante, un puñado de artistas se dio a la tarea de hacer un trabajo único en Colombia. “Un amigo me mostró un tomo de The Walking Dead en el que estaba el proceso de cómo se hace una novela gráfica. Me pregunté: ¿por qué en la editorial no hacemos una? Y entonces se me ocurrió el proyecto”, dice John Naranjo, quien junto a su esposa, Carolina Rey, fundó hace tres años el sello Rey Naranjo.Oscar Pantoja, el guionista de la obra, y Naranjo se conocieron en los noventas en un taller de literatura. El cortometraje El último cuento de Edgar Allan Poe, ganador de la Beca de Cinematografía en 1998, es la ópera prima de ambos. El guión también corrió por cuenta de este nariñense que, más tarde, en el 2001, obtuvo el Premio Nacional Alejo Carpentier por la novela El Hijo. “Como lectores no académicos, somos fanáticos de García Márquez. Hemos leído casi todas sus historias”, asegura Naranjo sobre su apuesta. “Al libro lo van a encontrar igual de valioso jóvenes y adultos; estos últimos son una generación que aprendió a leer con tiras cómicas”.Los ilustradores Miguel Bustos, Felipe Camargo Rojas, Tatiana Córdoba y Julián Naranjo fueron los encargados de darle forma y color a las ideas de Pantoja. García Márquez y su esposa Mercedes Barcha, el coronel Aureliano Buendía y el pueblo Macondo fueron los más dibujados. Una madrugada de 1982 al padre de la Mamá Grande lo despierta el timbre del teléfono. Creyendo que se trata de una mala noticia, atiende la llamada mientras Mercedes lo mira con asombro. Luego de un breve silencio, Gabo le dice a su mujer que le acaban de otorgar el Nobel de Literatura. Julián Naranjo fue el responsable de representar esta escena. “Hice búsquedas visuales de la entrega del premio en Estocolmo”, afirma este diseñador gráfico de la Corporación Unificada de Educación Superior.En el pasado Hay Festival, el editor español Jorge Herralde le preguntó a John Naranjo si en la historieta se contaría la pelea que tuvieron Mario Vargas Llosa y García Márquez en 1976. “A nosotros las cosas ajenas a la literatura no nos interesaban. Nuestro objetivo fue acercarnos a la epopeya de un muchacho de Aracataca que se convirtió en un monstruo de la literatura universal”, le respondió. A nivel local, los críticos le han dado la bienvenida. “Hoy, la magia y el encanto de la historia de cómo nació Cien años de soledad tienen un elemento adicional: pueden verse. Y no precisamente en una película”, opinó el periodista Fernando Gómez Echeverri en una columna publicada en El Tiempo. “Supe del proyecto desde que se estaba gestando y debo admitir que se sale de lo tradicional. Es un hito dentro de la novela gráfica colombiana; tiene un guión elaborado y una resolución gráfica impecable”, dice Felipe Ossa, lector de comics desde los cinco años y actual director de la Librería Nacional. Tal vez en el futuro un cineasta se atreva a recrear los días del narrador que en 1927, sin proponérselo, empezó a protagonizar una aventura que ahora, de la mano de un puñado de artistas, es adaptada al mundo de los globos y las viñetas.