Lena Dunham se sometió a una histerectomía

La actriz decidió someterse a una extirpación del útero y el cérvix, para poner fin a la endometriosis contra la que lucha hace años.

La actriz y directora Lena Dunham ya había anunciado a principios del 2016, que no podría participar en la promoción de la última temporada de 'Girls', porque los médicos le habían recomendado reposo a causa de su endometriosis, una enfermedad crónica que consiste en la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero y que puede llevar a provocar infertilidad. En ese entonces, dio la noticia a través de su cuenta de Facebook:

 

"Hola queridos amigos, simplemente quería deciros que, aunque estoy muy emocionada de que 'Girls' vuelva el 21 de febrero, no podré hacer ninguna rueda de prensa para promocionar la nueva temporada. Como muchos de vosotros sabéis, sufro de endometriosis, una condición crónica que afecta aproximadamente a una de cada diez mujeres. Estoy pasando por un momento duro de mi enfermedad y mi cuerpo (junto con mis increíbles médicos) me ha hecho saber de manera muy clara que es momento de tomarme un respiro".

 

El año pasado, tras una estancia más en el hospital y una operación, la artista declaraba feliz que por fin había conseguido 'librarse' de su endometriosis, pero apenas unos meses después se veía obligada a ingresar a urgencias debido a nuevos síntomas.

 

Fiel a su política de mantener a sus fans al corriente de la evolución de sus problemas de salud, la actriz y guionista Lena Dunham ha revelado ahora que, tras años lidiando con las complicaciones derivadas de la endometriosis que padece y enfrentándose a un número de intervenciones quirúrgicas que ya superaba las dos cifras, recientemente decidió someterse a una histerectomía total, que consiste en la extirpación del útero y del cérvix.

 

"Puede que antes sintiera que no me quedaban más opciones, pero ahora sé que sí las tengo. Pronto empezaré a explorar si a mis ovarios, que permanecen dentro de mí en algún lugar entre mis órganos y cicatrices, les quedan óvulos. Y la adopción es otra posibilidad que perseguiré con todas mis fuerzas", explica la intérprete en un artículo escrito para el número de marzo de la revista Vogue.

 

La falta de éxito de todos los tratamientos a los que se sometió Lena Dunham -incluyendo terapia hormonal, acupuntura, terapia para el suelo pélvico o cromoterapia entre otras muchas- y el dolor crónico que padecía han sido finalmente los principales factores de peso para hacerle decantarse por la histerectomía como la solución definitiva.

 


***En lo que dura un parpadeo, Lena Dunham llegó al estrellato y sacudió la industria de la televisión. Es la creadora de Girls, la exitosa serie de HBO, y es la nueva vocera de su generación. Y todo indica que esto es solo el comienzo.***  

 

Lena Dunham tenía 25 años y apenas una película independiente de experiencia profesional cuando les presentó el libreto de la serie Girls a los ejecutivos de HBO. Para completar, ella misma aparecía como escritora, directora y protagonista de la serie. Era un riesgo, pero los productores de HBO buscaban una serie que llenara el hueco dejado por Sex and the city, y vieron en la serie de Dunham la alterantiva ideal.

 

Dunham no quería repetir Sex and the city, pero sí fue su inspiración. Tanto que alcanza a mencionarla en el primer capítulo, pero luego queda claro que aunque la historia se desarrolla a partir de la amistad de cuatro mujeres viviendo en Nueva York, ahí se acaban las similitudes.

 

A partir de entonces, Girls , y la mujer detrás de la producción, han dado mucho de que hablar en la prensa y en internet. Tanto que a finales de enero pasado, gracias a la contundente recepción positiva de la audiencia, HBO renovó el contrato de la serie para una tercera temporada. Mientras tanto, los blogueros y periodistas se han dedicado a analizar la serie y su rol en la cultura mediática contemporánea.

 

Lena Dunham tiene un perfil inusual para la industria, y todos parecen querer entender y explicar quién es ella y cómo logró enamorar a tantos. Entre ellos, los periodistas de la legendaria revista Rolling Stone, que le ha dedicado su más reciente portada. Aparece de medio plano, sutilmente inclinada con las manos en la espalda, sus ojos grandes fijos en la cámara con una mirada provocadora, y con la boca medio abierta por donde saca la lengua de una manera incómodamente sensual. El cuello de la camisa blanca que tiene puesta revela un brasier negro de encaje. Toda una rockstar.

 

Lo más sorprendente de Lena Dunham es que no cabe en el molde de la belleza tradicional en el mundo de la actuación. Es caderona, un poco bajita y rellenita. Tiene el aspecto de una mujer que debería estar detrás de cámaras, y aunque lo está, también se atreve a protagonizar la serie sin pudor y a desnudarse sin problema en frecuentes escenas de sexo. El famoso locutor de radio Howard Stern discutió la gordura de Lena Dunham con algo de incredulidad y antipatía, pero concluyó que por lo menos algo logró siendo solo una gordita chiquita. Gracias a la reacción al comentario en Internet, Lena Dunham se vio obligada a responder, y lo que dijo resume la esencia de su encanto. “¡Me puso en el mejor de los ánimos! Quiero que mi epitafio diga: Fue una gordita chiquita que lo logró”.

 

Esa seguridad en sí misma es lo que la caracteriza y la hace una mujer inconforme. Aunque no tiene la belleza de una modelo, conquistó a Jack Antonoff, el guitarrista de la agrupación Yes. Son una de las parejas del momento, los ídolos de su generación. En la alfombra roja Lena Dunham tampoco compromete su personalidad. En octubre del año pasado se puso un short muy corto y fue criticada por irse muy casual a un evento de gala. Todo el mundo parece estar pendiente a lo que hace la creadora de Girls, esperando ansiosamente en el teclado su siguiente movida para poder discutirla. 

 

En parte, la obsesión con ella no se puede separar con la popularidad de Girls. El personaje principal, Hannah Horvath, vive en Brooklyn y trabaja en un café mientras intenta lograr su sueño: ser escritora. Lena Dunham, por su parte, ha publicado en la revista The New Yorker. Ella y su expresión artística, Girls, son la voz de su generación. La serie no se preocupa por el glamour. Los personajes lidian con problemas reales como el desempleo, las relaciones amorosas complicadas, el sexo y la pobreza de jóvenes con sueños y aspiraciones profesionales.

 

 

Foto: Getty.