Operación E, una aproximación al desplazamiento que se vive en el país

Protagonizada por Martina García y Luis Tosar llega esta película a la cartelera nacional.
Operación E, una aproximación al desplazamiento que se vive en el país

Dirección: Miguel Courtois. Guión: Antonio Onetti.Reparto: Luis Tosar, Martina García.

Superado el tema de si era lícito o no contar la historia de Emanuel, el hijo de Clara Rojas que nació en la selva cuando ella estaba secuestrada por las Farc y luego apareció en Bogotá en una sede de Bienestar Familiar, llega por fin a las pantallas colombianas Operación E.

Y lo primero que salta a la vista es que no se trata de la historia de Emanuel, quien en realidad sale muy poco, sino la de José Crisanto, el campesino que fue obligado a mantenerlo con vida. A pesar de que está basada en hechos reales, la película no pretende contar exactamente lo que pasó. Es pura ficción. Tanto que el director no utiliza un actor colombiano para representar a Crisanto, sino a Luis Tosar, un español que se dio sus mañas para imitar el acento colombiano, pero que no necesita de muchos elementos más para construir un personaje sólido, inspirado en los nobles personajes del neorrealismo italiano, esos seres sobre los cuales uno nunca sabe si reír o llorar, o mejor, llorar mientras uno ríe de la astucia feliz con la que va salvando obstáculos en las circunstancias más adversas.

En contraste, el personaje de Martina García, quien hace las veces de la esposa de Crisanto, parece demasiado débil. De pronto porque Tosar desfoga una energía descomunal, porque él solo se echa la película al hombro hasta llevarla al final. O de pronto porque así era la esposa de Crisanto, apenas una acompañante de su odisea.

Quizás el mayor valor de esta cinta, espléndidamente filmada, sea la forma en que se aproxima con mucho tino al desplazamiento, con una vertiginosidad que sentimos en la pantalla y que, de hecho, se torna agresiva cuando la familia de Crisanto llega a Bogotá.

Courtois no acude al miserabilismo para mostrar cuán complejo es el conflicto colombiano. Tampoco monta un panfleto político alrededor de la injusticia. En cambio, construye una historia que refleja el drama de los que están en medio, las víctimas que hacen lo que sea para sobrevivir y que, muévanse para donde se muevan, siempre terminan condenados.

En cartelera

El vuelo - Director: Robert Zemeckis

Denzel Washington se pone en los zapatos de Whip Whitaker, el tipo de piloto que todos quisiéramos que estuviera en la cabina cada vez que nos montamos en un avión. Brillante y creativo en el aire, con seguridad nos llevará sanos y salvos a casa; solo hay un inconveniente, es un alcohólico al que le encanta la cocaína. Washington deslumbra al público con un papel que hace que el espectador sienta en carne propia su agonía, su desesperación, su soledad. Aunque podría pensarse que es una película de acción, en realidad es un drama que exhibe la ambigüedad moral del hombre en su afán por sobrevivir.

Los miserables - Director: Tom Hooper

Tom Hooper tomó el riesgo de llevar a la pantalla grande uno de los musicales más premiados y taquilleros de todos los tiempos, y salió bien librado. La adaptación de la novela de Víctor Hugo, que cuenta la historia de un hombre que acaba de salir de prisión y viola su libertad condicional, funciona gracias a las sólidas actuaciones de Hugh Jackman y Anne Hathaway, a un diseño de arte hermoso, a un maquillaje ingenioso y, especialmente, a una banda sonora conmovedora que en cada escena intenta robarle lágrimas al público. Vale la pena aclarar que es una película para personas que no tienen problema en ver dos horas y media de diálogos cantados.