Maduro y Capriles, lo que dicen sus colores

Venezuela vivirá este fin de semana unas nuevas elecciones presidenciales en las que se elegirá no solo el nombre de un nuevo mandatario, sino una imagen y una energía renovada para el país.
Maduro y Capriles, lo que dicen sus colores

La inesperada campaña electoral, que comenzó apenas murió el presidente Hugo Chávez y que oficialmente se inició hace diez días, no dejó dudas de que la figura del líder y todo lo que representa serán decisivos para el domingo: Los venezolanos votarán por la continuidad o el cambio del régimen socialista fundado por Chávez.

Entre Nicolás Maduro, candidato del chavismo, y Henrique Capriles, representate de la oposición, se elegirá una energía de continuidad o de cambio, influenciada por la imagen física y emocional de los dos políticos venezolanos.  

Nicolás Maduro recurre en su vestimenta principalmente a colores como el negro, el verde militar, el azul y el blanco. Según Clara Inés Ortíz, experta en Feng Shui, estos lo muestran en general como una persona segura pero “en las expresiones de su rostro, en particular en la parte del ceño, que arruga mucho, refleja que interiormente lucha porque realmente es inseguro y por supuesto no lo puede manifestar”, afirma.

“Además su figura gruesa también nos muestra que tiene inseguridad, pues esto es sinónimo de querer acumular y sobresalir por inseguridad”, agrega.

De acuerdo con la filosofía del Feng Shui, el color negro siempre se ha asociado a la depresión y a la muerte, pero genera un aire de elegancia y seriedad, muchas veces necesarias. Por su parte el color azul es relajante y trae paz, además de favorecer la comunicación entre las personas, pero puede producir sueño, depresión y ansiedad.

El verde simboliza la naturaleza y el Feng Shui lo relaciona con la purificación, equilibrando la energía negativa y reflejando vitalidad. Se supone que en la persona que lleva una prenda de este color, la autoestima le aumenta y mejora las relaciones con los demás.

Uno de los clásicos es el color blanco. La filosofía del Feng Shui no recomienda utilizarlo sólo, porque puede conllevar a la hostilidad, a la frialdad y a la sensación de vacío.

Por su parte, Henrique Capriles, el candidato presidencial opositor, mantiene siempre cuatro colores destacados en sus prendas: amarillo, blanco, rojo y azul.

“Los colores que usa y su contextura delgada nos muestran más estabilidad emocional y más seguridad, su expresión es fresca y tranquila, sin embargo se entrega tanto que se olvida de él mismo”, analiza la experta.

A pesar de que el candidato Capriles siempre es muy dado a los demás, según Clara Inés Ortíz, siempre los señala porque es muy dado a ellos pero muy poco a sí mismo.

En el Feng Shui el color amarillo simboliza el amor, se trata de una tonalidad que puede producir en las personas más cercanas la estimulación de la comunicación, las actividades mentales y el apetito.

El rojo es el más que conocido como el color de la pasión, pues es el que activa las relaciones del éxito, pero también la fama y la prosperidad. Sin embargo, también predispone a la discusión, suele aumentar la presión arterial y exaltar los ánimos.

Colores y también expresiones que marcarán un nuevo estilo de gobierno, en el caso de Maduro muy similar al de su antecesor Hugo Chávez, y en el de Capriles con nuevas ideas y un cambio hacia la política de derecha para el país.