La viuda de Saramago recordó la última lección del Nobel

Pilar del Río, la viuda y traductora del Nobel de Literatura portugués José Saramago, rememoró en Bogotá la última lección que aprendió del novelista cuatro días antes de su muerte en 2010.
La viuda de Saramago recordó la última lección del Nobel

Del Río relató una anécdota de una cena con amigos en la que departían sobre la crisis financiera mientras un taciturno Saramago se mantenía callado, hasta que estalló: "¿De qué crisis habláis? ¿Por qué sois tan frívolos? Lo que hay es una crisis moral, y de esa vienen todas las demás".

"Esa fue la última lección que nos enseñó", dijo Del Río en un coloquio con la escritora colombiana Laura Restrepo, en el acto central de un homenaje que se le rindió en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo) al Nobel y a las letras portuguesas, invitadas de honor en esta ocasión.

Restrepo, quien fue amiga de la pareja, resaltó el espíritu crítico y agudo de Saramago, así como su preocupación por la humanidad.

De hecho, poco antes de morir, Saramago fue en silla de ruedas hasta el aeropuerto de la isla de Lanzarote, en el archipiélago español de las Canarias, donde vivían, para visitar a la activista saharaui Aminatu Haidar, quien hacía una huelga de hambre para reivindicar su entrada a El Aaiún.

"Difícilmente habrá una imagen como esta: una mujer debilitada por la huelga de hambre y un hombre mayor. Son dos debilidades juntas que expresan que no hay una fortaleza mayor", señaló la traductora y periodista española Del Río.

Por su parte, Restrepo resaltó que Saramago "era un hombre de fe donde la fe ya no era lo que se estilaba", y matizó que depositaba su confianza en la humanidad, que según Del Río su marido definía como la espuma de las olas del océano que es el pasado.

En este libro, el escritor luso reflexiona sobre el significado de todos sus libros y acerca de cómo vivir en la isla de Lanzarote (archipiélago español de las Canarias) le hizo cambiar su estilo y su vida.