'Sex and the city' cumple 15 años de creación

La glamourosa serie 'Sex and the city' sigue vigente en Nueva York, la ciudad que se convirtió en un personaje más en cada capítulo en el que cuatro amigas hablan sin tapujos de la sexualidad femenina entre cócteles, locales de lujo y moda, mucha moda.  
'Sex and the city' cumple 15 años de creación

En junio de 1998 saltaban a la pequeña pantalla, las aventuras de cuatro amigas neoyorquinas interpretadas por Sarah Jessica Parker (Carrie), Cynthia Nixon (Miranda), Kristin Davis (Charlotte) y Kim Katral (Samantha) que hablaban sin tapujos de sus inquietudes y experiencias sexuales, combiandas con lo más glamouroso de la moda y la forma de vida de Nueva York.  

Un argumento valiente y novedoso que ha hecho historia en la televisión, prolongada también al cine, y que tuvo su origen en las columnas autobiográficas que Candace Bushnell publicó en The New York Observer, volcadas después en el libro 'Sex and the city'.El canal de televisión Cosmopolitan, que emitió la serie en abierto, ha sacado ahora a luz algunas curiosidades de la producción con motivo de su aniversario número quince. Una de esas es que la participación de Kim Cattrall estuvo en el aire tras negarse en dos ocasiones a aceptar el papel de Samantha Jhones, un personaje imbuido de sexualidad que soltaba frases como esta: "Me pondría lo que sea y lo haría con quien fuera mientras pueda respirar y arrodillarme". Cattrall sólo accedió en principio a grabar el piloto tras la insistencia del creador de la serie, Darren Star, quien también tuvo que negociar con Sarah Jessica Parker una cláusula especial en la que se decía que ella no iba a hacer desnudos totales: como mucho aparecería en ropa interior. La vida familiar de las protagonistas también condicionó la historia de las 6 temporadas de 'Sex in the city': cuando Sarah Jessica Parker quedó embarazada, los productores no quisieron convertir a su personaje en mamá, así que los diseñadores de vestuario tuvieron que hacer numerosos vestido de corte holgado para disimular su barriga. Además, la temporada 5 se acortó a 8 capítulos para que la narradora de la historia diese a luz, mientras que Cynthia Nixon, que también se quedó embarazada, incorporó su estado a la ficción, y su personaje tuvo un bebé.  Humor y sexo

El humor fue fundamental para afrontar asuntos tan polémicos en la pequeña pantalla como los orgasmos, el tamaño del pene o las reglas de educación que hay que seguir mientras se practica el sexo oral; todo ello mezclado con la moda, los martinis y la pasión por la vida nocturna.'Sexo en Nueva York' se convirtió en sí misma en un nuevo género televisivo, seguido después por innumerables producciones de corte femenino, un éxito completamente inesperado por lo prolongado en el tiempo, según recordaba Kristin Davis.Para Cinthya Nixon el éxito se debió a un cúmulo de factores: "Todo comienza con la historia; es realmente inteligente y proviene del corazón. No son solo chistes, son más bien ideas, y yo creo que los actores son maravillosos". También hay una apelación a la solidaridad entre féminas, como recordaba Catrall: "Estos personajes forman algo como un nuevo concepto de familia. Son amigas que se apoyan unas a otras en todas las circunstancias (...). Esas relaciones son lo que ha convertido la serie en un fenómeno de popularidad".Pero la ficción creada por Darren Star, productor de otras series de éxito mundial como 'Sensación de vivir', también tocó temas como el trabajo y el cambio en la relaciones entre sexos, y se puso seria tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, como correspondía a una serie en la que la propia ciudad era un personaje más.

Ropa y manolos

La estilista y diseñadora de moda Patricia Field fue pieza básica para convertir la serie en icono de la moda, desde alguna pieza de alta costura hasta la ropa de segunda mano, dotando a las actrices de frescura, originalidad y estilo, según destacan las protagonistas. "Patricia Field era esencial, no hubiese sido posible la serie o la película sin sus ideas y su forma de eludir las normas", ha asegurado Sarah Jessica Parker.La serie contó con capítulos memorables para la moda, como el titulado 'El derecho de una mujer a los zapatos', gracias al cual la mayoría de españoles descubrieron que , Manolo Blanick, triunfaba con sus estilosos 'Manolos' en la Gran Manzana. La serie fue nominada para los premios Emmy en cincuenta ocasiones y ganó siete, incluyendo el de mejor papel protagonista para Sarah Jessica Parker. Su estela de glamour se mantiene aún en Nueva York, donde los visitantes de la ciudad pueden practicar esos días de cócteles y ropas con un recorrido turístico de los puntos clave de la serie.