Crónicas de un sueño: Colombia años 80

Luego de los éxitos de El patrón del mal y Tres caínes, vuelve a la parrilla nacional otro seriado sobre conflicto llamado Crónicas de un sueño: Colombia años 80. Una mezcla de documental y ficción que enfrenta los más recientes fantasmas de la historia nacional.
Crónicas de un sueño: Colombia años 80
El asalto al Cantón Norte y la toma del Palacio de Justicia; el asesinato de Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo, candidatos a presidente por la Unión Patriótica; el triunfo de Lucho Herrera en la Vuelta a España y la campaña presidencial de Luis Carlos Galán. ¿Cómo y cuándo ocurrieron? ¿Por qué? Más de veinte años después, el Canal Capital revivirá en un programa cada uno de estos hechos que cambiaron la historia de Colombia.  “La idea de Crónicas de un sueño es reconstruir la memoria del país, enfocándose principalmente en los ochenta”, sostiene Hollman Morris, gerente del Canal Capital. “Lo que diferencia este producto de El patrón del mal y Tres caínes es que los protagonistas son víctimas reales del conflicto”. ¿A qué se refiere Morris? El congresista Iván Cepeda aparecerá en uno de los capítulos. Y no es que haya dejado la política por las cámaras; sucede lo contrario: no tiene necesidad de actuar porque es víctima del exterminio de la Unión Patriótica, pues su padre, el senador Ivan Cepeda Vargas, fue asesinado en 1994, después de Pardo Leal y Jaramillo. Cepeda, el periodista Alfredo Rangel, el exguerrillero Antonio Navarro Wolf y el expresidente César Gaviria, entre otros, ofrecen su versión de los hechos de aquella época. Lo único que hace parte de la ficción es el grupo de periodistas de un canal de televisión que, liderados por el investigador Mateo García (Carlos Duplat), se encargarán de desempolvar expedientes en busca de la verdad. “Lo que el televidente verá es pura investigación periodística. Yo, que actué en Tres caínes, sé que en Crónicas de un sueño los hechos reales se superponen a la ficción”, dice Julián Román, quien interpreta a Julio Mancipe, un comunicador que se enfrentará al poder oculto que ha favorecido la impunidad durante décadas. “Este seriado encaja perfectamente en un género televisivo llamado documental-dramatizado”. En la misma línea de Román, Manuel José Chávez, conocido por su actuación en De pies a cabeza, le dará vida a Andrey Guerrero, otro osado periodista. “Es duro acercarse a la realidad de los ochenta. Para desarrollar mi personaje, además del guion, busqué por mi cuenta información para entrevistar a los protagonistas reales de nuestra historia”, manifiesta.  Pero no todo en los ochenta fueron malas noticias. Recuperar la memoria de Colombia también significa recuperar sus momentos más gratos. En un episodio, apoyado por imágenes de archivo, el mismísimo Lucho Herrera recordará su gesta de 1987, cuando ganó la Vuelta España. “El mensaje para los padres es que pongan a sus hijos a ver Crónicas de un sueño. En esta ocasión, apuntamos a armar el rompecabezas de nuestra historia y por eso es importante verla”, concluye Morris. Más allá de si incorpora la voz de las víctimas y de los héroes reales, la pregunta es si esta mezcla de ficción y documental marcará un antes y un después en la historia de la televisión nacional. “En el campo audiovisual este trabajo es uno de los más completos del país. Por ejemplo, la toma del Palacio de Justicia la revivimos partiendo de tres frentes: la familia de un civil, la de un guerrillero y la de un magistrado. Procuramos ser lo más abarcativos posibles”, afirma el libretista Jorge Sánchez. Falta ver si los televidentes colombianos piensan lo mismo. Por lo pronto, el programa irá cada domingo a las 9:00 p.m. por Canal Capital.  

 

 

últimas noticias

El amor en blanco y negro