Demi Moore acudió a un chamán para arreglarse con su hija

Su madre le dio consejos desde el más allá para que llevara una mejor relación con su hija Rumer.
Demi Moore acudió a un chamán para arreglarse con su hija

Los problemas entre madre e hija comenzaron cuando la actriz se divorció de Ashton Kutcher. Rumer no estaba nada contenta con el errático comportamiento de su mamá y estaba particularmente molesta de que ella le hubiera coqueteado a su novio, Harry Morton.

"Demi convenció a Rumer y a su novio [Jayson Blair] de que la acompañaran a un viaje de reflexión al desierto de Nuevo México, donde todos estuvieron en contacto directo con la naturaleza y durmiendo en tiendas de campaña, igual que los nativos americanos. Durante su estancia, todos estuvieron completamente aislados del mundo, sin teléfonos, internet, libros ni revistas que pudieran desconcentrarlos de la tarea. Su objetivo era el de mimetizarse con el ambiente, y tratar abiertamente todos los problemas que han experimentando en los últimos tiempos", declaró a la revista Star una fuente cercana a la controvertida artista.

En el viaje de reconciliación tuvieron el tiempo necesario para debatir constructivamente y aclarar las dificultades que habían fracturado su relación. Pero lo que más las ayudo a ver el mundo con otros ojos fue la participación de la madre de Demi Moore, Virginia Guynes, quien desde el más allá y por medio de un chamán les dio valiosos consejos a su hija y nieta.

Al regresar de las vacaciones espirituales, Demi Moore quiso mostrar que las cosas cambiarían y asistió a un concierto que dio la hija que tuvo con el actor Bruce Willis en un local de Los Ángeles.

Aunque nadie sabe como seguirá la relación entre las dos mujeres, es claro que la que más ayuda necesitaba en este momento era Demi Moore, pero con ayuda de su madre y de su hija, y por supuesto el chamán, parece que podrá dejar atrás los turbulentos episodios que han definido sus dos últimos años.