Miles de deportistas de todo el mundo luchan contra la homofobia

Atletas homosexuales, bisexuales y transexuales de todo el mundo compitieron durante una semana en los World Out games. 
Miles de deportistas de todo el mundo luchan contra la homofobia

Los juegos celebrados en la ciudad belga de Amberes tuvo como principal objetivos contribuir a la aceptación de esta comunidad en el mundo del deporte.

 

Bajo el lema Love-United, Amor-Unido, la tercera edición internacional de los "Juegos Olímpicos para LGBT" (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) atrajo a unos 5.000 deportistas de países tan diversos como Australia, España, Estados Unidos, Camerún, Japón, Rusia o México.

 

Tras Montreal, Canadá, en 2006 y Copenhague en 2009, la sede elegida ha sido la ciudad flamenca de Amberes, actual Capital Europea del Deporte y es reconocida por espíritu liberal ligado a su historia como importante puerto comercial.

 

El evento suma competiciones en 32 disciplinas deportivas, conferencias y seminarios sobre derechos humanos y un amplio repertorio de actos culturales y festivos.

 

"Nuestra meta es que cualquier persona pueda convivir y competir con otras sin tener miedo de mostrar quién es", afirmó Abeel, quien destacó que el deporte es "una vía excelente" para expresar este mensaje.

 

Los homosexuales, bisexuales y transexuales aún se enfrentan a muchos tabúes y barreras en el mundo del deporte, especialmente en la competición de alto nivel, según señalaron tanto el responsable de la organización como varios de los participantes en el evento.

 

"El deporte de alto nivel es todavía un mundo en el que ser gay no es nada fácil, y de hecho en disciplinas como el fútbol hay mucha homofobia", denunció Abeel.

 

BÉLGICA HOMOSEXUALIDAD

"Es muy complicado, ya que las federaciones de fútbol son machistas y éste sigue siendo un deporte muy machista", explicó el participante mexicano Iván Lara, mientras animaba desde el banquillo a sus compañeros durante un partido de cuartos de final de la competición.

 

Su equipo, el Aztecas de México, es el único latinoamericano y mixto que cuenta con mayoría de hombres, una mujer y una transexual y está entrenado por Miranda Selman, quien jugó como profesional en la liga mexicana con el Pumas de la UNAM junto a estrellas como Luis García y Jorge Campos.

 

Selman decidió cambiar su identidad sexual años después de dejar el deporte profesional, un paso que, al igual que el de salir del armario, se atreven a dar muy pocos deportistas de élite durante su carrera.

 

"Uno siempre tiende a pensar que no se sepa por si acaso, para que no afecte a su trayectoria", señaló otro participante en el evento, Joan Miró, quien apuntó que en España ningún futbolista ha manifestado su homosexualidad de entre el millar que componen las plantillas de Primera y Segunda División.

BÉLGICA HOMOSEXUALIDAD

"Hay homofobia en el entorno del deporte, y que la gente no siente confianza para hablar de un tema que debería ser muy normal", dijo el deportista barcelonés, Joan Miró. 

 

A su juicio, para resolver este problema sería necesaria la implicación de clubes, federaciones e instituciones, pero también que algún deportista de alto nivel hablara públicamente sobre su orientación sexual "y sirviera como referente para aquella gente joven que empieza a descubrir que es diferente".

 

Más allá del fútbol, entre las disciplinas más populares de esta edición de los WorldOutGames se incluyeron los deportes acuáticos o las carreras de fondo por las calles de Amberes.