La virginidad está de moda

Bailes de castidad, mujeres que subastan su virginidad por internet y famosas que afirman ser puras, el tema se puso de moda.
La virginidad está de moda

Natalie Dylan es una jovencita californiana de 22 años que decidió subastar su virginidad por internet para pagar sus estudios universitarios. La idea se la dio su propia hermana, quien pagó su educación trabajando como prostituta.

La puja por conseguir ser el primer hombre en la vida de esta mujer logró los 3.7 millones de dólares. El postor era un australiano que se había divorciado de su esposa. El hombre tuvo que hacer  un avance del dinero que pagaría finalmente y cuando llegó el momento de hacer efectiva su compra solucionó sus problemas conyugales y volvió con su esposa . El dinero que ya había entregado quedó en manos de la joven.

Dylan puso el tema de la virginidad en boca de todo el mundo. Algunos a favor, otros en contra, la señorita apareció en varios programas de televisión, se apuntó en la portada de varias revistas y hasta acomodó su look recatado a una versión más sexy para conseguir su objetivo.

La situación escandalizó a los padres de las niñas norteamericanas que realizan el Baile de la castidad (Dance for chastity), una práctica que ya lleva más de 10 años en funcionamiento.

La ceremonia consiste en un baile que el que las adolescentes le entregan su pureza a su padre, y prometen ser vírgenes hasta el matrimonio. Sucede en 48 estados de  Norteamérica, según lo relata la bloguera  de Usa today Mary Zeiss.  Estas jovencitas exhiben camisetas con lemas como “Ser virgen es cool” o “´El amor espera”, y lo hacen con orgullo. Además, cada una lleva en un teléfono móvil un emoticón que la identifica como miembro del club de castidad.

Pero  ser virgen no es sólo una moda entre estas agrupaciones cristianas. Muchas famosas hacen alarde de su virginidad. Es el caso de las cantantes Miley Cirus, quien además es un ejemplo para muchas adolescentes, Jordin Sparks, Taylor Swift, Demi Lovato, Selena Gómez (estrella de Disney) entre otras.

Britney Spears y  Jessica Simpson fueron algunas de las estrellas que en su adolescencias no sólo se proclamaron  vírgenes, sino que advirtieron que llegarían así al matrimonio, promesa que no cumplieron.

La recordada Phoebe de Friends (Lisa Kudrov) afirmó que llegó virgen al matrimonio, evento que se realizó hace sólo 5 años.

Fiebre, moda o simple coyuntura, las jóvenes estadounidenses se apuntan a una tendencia  que las llena de orgullo.