Las predicciones de Don Jediondo

El popular humorista de La luciérnaga consultó al doctor Sutatán para hacer los pronósticos del 2010 y, como es usual en él, no dejó títere con cabeza.
Las predicciones de Don Jediondo

CROMOS me encartó… eh, perdón… me encargó el noble trabajo de realizar las predicciones para el año que apenas comienza. Pero como yo no soy brujo, he aceptado la inestimable ayuda del profesor Sutatán. Agradezco a la revista por tenerme en cuenta, espero que también tengan el número de mi cuenta para que me consignen. ¿O será que este año me llamaron porque no tienen presupuesto pa’ un brujo bueno? Porque me parece raro que me hayan llamado habiendo tantos brujos buenos y desocupaos como Salomón, Regina 11, Javis, Janín, el Indio Amazónico y tanto culebrero por ahí de ministro.

Bueno, como dijo la recién casada, manos a la obra que esto se nos vino encima.

En primer lugar, ubiquemos el año 2010. El año 2010 está localizado entre el 2009 y el 2011. Está gobernado por el tigre, y fueron sus antecesores el 2009, año del buey; el 2008, año de la rata; el 2007, año del cerdo; el 2006, año del perro; el 2005, año del gallo (la señora de Sutatán, que también es pitonisa, sí que hizo plata con ese animal); el 2004, año del mono; el 2003, año de la cabra, y el 2002, año del caballo, que fue cuando ganó Uribe. Con esto lo que quiero decir es que, bisiesto o no bisiesto, siempre nos rige un animal.

Ahora, atengámonos a las predicciones para este 2010.

Año de elecciones (como todos)

De acuerdo con mi primer arcano, la política en Colombia va a estar como una adolescente bailando reggaetón: muy agitada.

Dice la bola de cristal que hacia mediados de marzo tendremos elecciones. Créanlo, tendremos elecciones para elegir a los H.P. (Honorables Parlamentarios) que nos van a gobernar. Veo que habrá caras nuevas en la política: los Name, los Guerra Tulena, los Vives, los Turbay, los Gaviria, los Pastrana, los Benedetti, entre otros. Mejor dicho, este no parece el año del tigre sino de las abejas. ¡Ah!, se me olvidaba, y Víctor Renán, que está muerto pero como aquí votan los muertos pues ese será su candidato.

Coincidencialmente, el fenómeno del niño irá hasta el mes de marzo. Es decir que luego de esta sequía tendremos quemados por doquier. Las ventas de pomadas se van a disparar y los pabellones de quemados no van a dar abasto. Un saludo para María Emma, de otro país.

Muchos de esos quemados mitigarán sus penas en una embajada o en un alto cargo oficial, con miserables sueldos de treinta mil dólares que en el extranjero no alcanzan para nada. Ya los veo pasando papeles para una vivienda de interés social en Soacha…. No lo digo yo, lo dice la bola.

Hacia finales de mayo, mes de la madre –un saludo para todos los árbitros de fútbol– veo en la bola de cristal del profesor Sutatán que habrá más elecciones. Recordemos que estamos en el país de las elecciones, los reinados y los madrazos. Aquí un madrazo no se le niega a nadie. Se realizan las elecciones en el mes de la madre porque para los políticos la madre… la madre es aquel ser que los inspira.

El 30 de mayo serán elegidos presidente y vicepresidente. Me dice una corresponsal que qué bueno que ahora sí vamos a tener vicepresidente.

Como este es el año del tigre, esto se va a volver un circo. Llegarán varias fieras hambrientas con deseos de quedarse con poder para engullirse lo poco que queda. Si es que queda algo.

Veo que una de las fieras es de color pardo rojizo, con ceño bastante fruncido. Parece de madera. Viene con un trapo rojo y el número dos, debe ser el puntaje que tiene en las encuestas. A Pardo le dicen el búho: no dice nada ni se mueve, pero pone un cuidado ni el macho.

Haciendo cuentas, porque es bueno para las matemáticas, viene ese ejemplar que es el tigrillo Fajardo. Con su carita de yo no fui, llegará a la presidencia… Pero será de visita.

Arriados por el tigre mayor llegan cuatro fierecillas de nombres Noemí, Germán, Juan Manuel y Andrés Felipe. A este último lo dan como ingreso seguro… eh, perdón, lo dan como seguro.

Lucho, Peñaloza y Mockus llegan con su propio candidato. Lucho sube al escenario y hace un número espectacular, echa candela por la boca. Está bien prendido. Dice la bola que su partido aún es muy verde. Habrá que esperar que madure a punta de periódico. Lo cierto es que Lucho, Peñaloza y Mockus han ido repuntando en las encuestas: entre los tres ya suman como dos puntos y medio, ya solo les falta como 80 para alcanzar a Uribe.

¡Llegó Noé! No, mentiras, es don José Galat, el ídolo de las juventudes godas. Ni sabíamos que estaba en la contienda. Las fieras ya ni le tiran porque solo les gusta la carne fresca.

Y el ganador de este circo, señoras y señores, es el ex ministro ¡Juan Manuel! ¿Cómo así? ¿Juan Manuel? No, mentiras, es un falso positivo, se equivocó la bola de cristal.

Esto es el colmo, quiero decir que en Estocolmo, Suecia, se anuncia que el premio Nobel de Química 2010 es para… sí, es para un colombiano: Álvaro Uribe, por haberse inventado la fórmula para que lo reelijan. Ojalá un día nos cuenten cuánto valió esta formulita.

La cosa política en Bogotá

En Bogotá la cosa política –la cosa me la enseñó doña Vicky Dávila– estará muy tranquila. Bueno, realmente llevamos como seis años, cuatro de lucho y dos de Iván… perdón, de Samuel, en que no pasa nada. En estos seis años con Bogotá, ha pasado lo mismo que con un vecino que es nadador: nada, nada, y nada. Seguirá siendo una alcaldada… perdón, una alcaldía fría, como el polo. Un concejal de la capital de las nuevas generaciones, llámese Durán Silva, Mejía Báez, Hipólito Moreno, Severo Correa, Tamayo…, propondrá que el medio metro de Bogotá –y digo medio metro porque no ha comenzado y ya lo recortaron– lleve el nombre de quien manda en este momento en la capital. Alguien propone que se llame Metro Samuel; otro lambón, porque pa’ lambones ellos, propone que se llame Iván. Finalmente el metro se llamará Metro María Eugenia.

El impuesto de los bogotanos se verá reflejado en gigantescas obras macro: por fin terminarán el andén de la calle 116 o avenida Pepe Sierra. Claro que tendrán que volverlo a romper porque se les quedó un palustre adentro. Repondrán una tapa de alcantarilla que se habían robado en la autopista Norte, y quedarán faltando por reponer como dos millones de tapas. También llevarán servicios a los barrios más pobres, y si no les llevan los servicios, por lo menos les van a mandar los recibos pa’ que vean que sí se les tiene en cuenta.

Para ayudar a la movilidad, se ampliará el pico y placa a sólo nueve dígitos por día. Pero únicamente los días que terminen en “s”. o sea: lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábados y domingos.

Dejarán de circular las zorras. (Qué vaina con mi amigo Gabriel de las Casas, tan feliz que se le veía con sus zorras por todo Bogotá).

Veo en la bola de cristal del profesor Sutatán que se tomarán medidas contra la inseguridad en Bogotá. Para bajar los atracos, se les impondrá el pico y placa a quienes tienen por hobbie el noble oficio de robo. Éste se aplicará con el número de la cédula. Empezando los días lunes con las cédulas terminadas en 1, 2, 3 ó 4; martes: 5, 6, 7 y 8. O sea que quienes tengan la cédula terminada en 1, 2, 3 ó 4 no podrán atracar el día lunes y así sucesivamente. La bola no dice si esta medida aplicará para los políticos… de otro país, ¿o es que aquí cuándo se han robado algo?

El Mundial… de los directivos

Este año el deporte mundial nos va a deparar grandes satisfacciones, porque como no vamos a estar en ningún mundial pues no tenemos de qué preocuparnos.

La selección Colombia viajará de todas maneras a Sudáfrica, sede de la Copa Mundo, pero no a jugar sino a visitar al Embajador Perea, quien parece que es pariente cercano de todos los jugadores y los tiene invitados a un sancocho con safari. La Federación también tendrá una enorme delegación encabezada por todos los directivos, con todas sus esposas, con todos sus asistentes, con todos sus familiares y con todos los gastos pagos. Ah, y los lagartos… y eso que van para África.

El Senado (de otro país) también enviará una comisión a Sudáfrica. Esperamos que sea bien buena, porque allá en el Senado sí que saben de comisiones. Deberían mandar a los micos y a los sapos a que regresen a su hábitat.

Santa fe y Millonarios tendrán un año normal. Claro, en ellos lo normal es que no ganen nada, excepto la copa Cafam que da un cupo para la copa Carrefour. Por algo a estos dos equipos les dicen “padres de hijos separados”, porque un domingo los pasea uno y al siguiente los pasea el otro. Claro que a Santa Fe el año pasado alcanzaron a decirle el equipo cremallera de fundillo, porque de vez en cuando pellizcaba la puntita.

Santa Fe completará 35 años sin conquistar el título del fútbol profesional colombiano. Van a esperar a cumplir 65 para no perder la pensión. Millonarios apenas va a completar 22 años sin título profesional, pero su meta es alcanzar a Santa fe. No pueden ser inferiores a su rival de plaza.

Veo en la bola de cristal que cerrarán la tribuna de occidental del estadio El Campín. Qué vaina. ¿Dónde van a ubicar Santa fe y Millonarios a los cuarenta mil hinchas que van a verlos? Cuarenta mil por año, claro está. No es cierto que lo vayan a remodelar para el mundial juvenil, es que lo van a achicar y a dejarlo sólo para tres mil espectadores, incluyendo los dos mil quinientos policías, acorde con las necesidades. De pronto hasta lo convierten en hospital, porque todo el que entra al Campín sale con puntos.

Atlético Bucaramanga aún no retornará al profesionalismo. Su escudo lo dice: AB, o sea unas veces en la A y otras veces en la B.

El año del Tigre… Woods

Tiger Woods seguirá viviendo del hoyo, o mejor, de los hoyos, porque son varios. Vivirá de los hoyos de las pelotitas y de los palitos. Una revista dirá que son doce las novias de Tiger. ¿Será que quiere completar 18 para montar un campo profesional?

Veo en la bola que Woods se hará gran amigo del colombiano Camilo Villegas y le transmitirá todos sus conocimientos. Mejor dicho, Villegas se nos va a potiar.

La esposa de Woods cambiará las guardas de la casa y no lo dejará entrar ni a sacar el palo. Una revista revelará que la esposa de Woods, la señora Elin, la misma que le acabó la camioneta, que no le dejó ver los niños en Navidad y que le tiene los servicios cortados, es colombiana. Santandereana pa’ más señas, de esas que cortan una agüepanela con la sola mirada. ¡Qué geniecito! Y dirá también que no se llama Elin sino Anabel, que es como una mezcla de anaconda con cascabel. Claro que otros le pondrán la patico, porque es una pantera con tigre y cocodrilo. Pero no importará, porque una vieja con 300 millones de dólares en el bolsillo puede tener el genio que quiera.

La farándula ( y el futuro del tercer canal)

Una famosa presentadora cuyo nombre no aparece en la bola pero sí el apellido, Acuña, contraerá matrimonio con su novio joyero. Le cayó como anillo al dedo.

Gossaín seguirá siendo director de noticias de una cadena radial. La bola no me da el nombre pero me da las iniciales: RCN. Renovará contrato por 30 años. Por eso le llaman la renovación de la radio: renueva cada año.

El tercer canal sí lo van a adjudicar este año. Pero en la bola no veo para quién será. Me parece que se lo va a ganar gente de otro Planeta. El Tiempo lo dirá. Y se dirá que lo ganó en franca lid. Dije franca lid, no zona franca.

Quién quiere ser millonario seguirá siendo el mejor programa, en el mejor canal y con el mejor presentador. (Qué pena con CROMOS y con los lectores, pero me toca aprovechar pa’ sobarle chaqueta a don Pablito). El problema de este programa es que se va a quedar sin concursantes porque el DANE dirá que en este país ya no hay pobreza, que todo mundo vive bien, que no hay inflación, que nadie aguanta hambre, que no hay desempleo. Los únicos que van a querer participar en Quién quiere ser millonario serán Tom y Jerry, porque “ahí donde hay negocios, ahí estamos”.

Un canal privado, cuyo nombre no puedo dar pero doy las iniciales, RCN, lanzará un nuevo reality con Marbelle como protagonista. La prueba reina será el que coma más hamburguesas y perros calientes en menos tiempo. Vendrán, entre otros, el humilde Juan Pablo Montoya, los ex futbolistas Valenciano, Léider y Ronaldo, y los periodistas Jorge Alfredo Vargas e Iván Mejía. Todos los participantes se retirarán, pues ninguno le aguantará el ritmo a Marbelle.

Juan Pablo Montoya y Modéstor Morales lanzarán un libro que se titulará La humildad me llevó al éxito.

Gracias al éxito de las muñecas de la mafia, el canal Caracol lanzará Las hijas de la mafia, Las nietas de la mafia y Las abuelas de la mafia, ésta última protagonizada por Teresita Gutiérrez, Érika Crum y Alicia de Rojas. Amparito no querrá hacer casting.

Don Poncho Rentería, don Plinio y don José Obdulio tendrán problemas con su columna. Ya nadie se las querrá leer. Poncho tendrá que someterse a una operación del gusto. Dice la bola de cristal que la ropa de Poncho parece una caja fuerte: sólo él sabe la combinación.

Poncho contratará como asesora de imagen a la prestigiosa diseñadora Silvia Tcherassi. Silvia dará lo mejor de sí, pondrá todos sus conocimientos, pondrá lo que esté a su alcance hasta que al fin pondrá su carta de renuncia porque no podrá refinar a Poncho.

A propósito de Silvia Tcherassi, veo que comprará telas por cantidades por si en el reinado de Cartagena se ponen de moda las caderonas. Ella no va a quedar como un cuero.

Vicente Fernández vendrá a Colombia a presentar su 49 concierto de despedida. Y de pasó dejará firmados otros 98 conciertos de despedida. Para no estar despidiéndose a cada rato, se quedará a vivir en Chapinero, que está inundado de mariachis.

Chávez y Piedad contraerán matrimonio. Cada quien por su lado, afortunadamente. Menos mal. Nos salvamos de que encarguen familia porque ya tenemos muchos feos en el mundo. Casi todos en Noticias Uno.

Silvio Berlusconi vendrá de visita a Colombia. Lo primero que pidió fueron 23 prepagos (tarjetas para llamar por teléfono) porque no quiere perder contacto con el mundo. El comité de bienvenida lo encabezará el Tino.

El estudio general de medios EGM dirá que CROMOS es la revista que más crece en lecturabilidad en Colombia. Mejor dicho: Cambio Semana por una CROMOS.

Los hijos de Shakira y Juanes

Shakira recibirá un regalo de la chilena Cecilia Bolocco. Se trata de un precioso gato persa a quien le pondrá el nombre de Michín y el apellido Boloco: Michín Bolocco. Ella y Toñito serán felices jugando con Michín Bolocco.

Una amiga le intentará regalar un perezoso (otro animalito) pero Shakira le dirá: “No, por favor, che pibe, ya tengo un perezoso en la casa”. Shakira será llamada para que cante en todos los zoológicos del mundo. Todo por la fama de Loba, su más reciente trabajo.

Juanes será padre por cuarta vez. Y con la misma, sí, con la misma señora, doña Karencita. Se supo que el cantante le dijo a su esposa: “Tranquila mamita, la vida es un ratico”. “Pobre pero antojao”.

Juanes y Karen tendrán un ligero disgusto, todo porque Karen le echó blanqueador a la camisa negra.

Las relaciones con Chávez y Correa

Por fin se van a normalizar, o mejor, a emparejar las relaciones de Colombia con Chávez y Correa. Antes nos vaciaban cada tres días; en cambio ahora nos vaciarán todos los días. ¿Entienden por qué se emparejarán estas relaciones?

Chávez llamará a sus opositores. Sí, los llamará pa’ echarles la madre. Otra buena noticia es que Chávez seguirá dentro de la normalidad, es decir hablará más que Íngrid cuando apareció, pero nadie le pondrá cuidado. Todo estará muy tranquilo. A no ser que a nuestro ministro de defensa le dé por abrir la boca. Ojalá que ahora Silva sí “silva”.

Veo en la bola de cristal que Obama le ofrecerá una flotilla de aviones a Colombia, por si las moscas. Un funcionario de la casa de Nari le dirá que no, que aquí lo que tenemos son aviones.

Chávez le reclamará a Uribe porque hace rato no lo invita a Colombia. Uribe le dirá: “Hijito, venga que aquí lo tratamos como a Reyes”

Colombia invitará a Chávez a un campeonato de béisbol. Chávez dirá que no viene porque Colombia tiene las bases llenas.

Chávez montará dos estaciones repetidoras en Bolivia y Ecuador. Bueno, hace rato las tiene. Y repiten todo lo que él dice.

El trabajo… para subsistir

2010, según la bola de cristal, será un año para trabajar con empeño. O sea para llevar a la casa de empeño el televisor, los muebles, la licuadora, las joyas y hasta el trapero.

Este año el alcalde que más trabajo va a dar será Samuel, nos va a dar un trabajo pa’ sacarlo…

En conclusión, este año la vamos a pasar como tigres, sobreviviendo en medio de las fieras.

Y preparémonos porque el 2011 será el año del conejo. Aunque aquí sí que hemos vivido los años del conejo. Conejo a la salud, conejo a la educación, conejo a la alimentación, conejo al empleo, al sueldo, a la justicia, conejo a las grandes obras. ¿Y cuándo será el año del pueblo?

Feliz año para todos, y como le dijo la recién casada a su esposo en la noche de bodas: ojalá se repita.