Viviana Gómez, una virreina muy juiciosa

Entrevistamos a la Virreina nacional de la belleza, la llanera que sigue estudiando contaduría, sostiene una relación amorosa a distancia y cumple con la agenda real.
Viviana Gómez, una virreina muy juiciosa

Lady Viviana Gómez, la hermosa llanera que se quedó con la corona de Virreina nacional de belleza el año pasado disfruta su papel de reina, aunque extraña sus tardes en el Meta, su familia y por supuesto a su novio.

Él vive en Villavicencio, ella en Bogotá. Se ven cada vez que ella tiene tiempo, o sea muy de vez en cuando. Viviana vive en la capital porque se está preparando para representar al país en Miss internacional, el certamen que se realizará en Shangai en noviembre.

Sus estudios de contaduría pública, que realizaba en la universidad Cooperativa  de Villavicencio, los termina en Bogotá, becada y con horarios flexibles pues viaja constantemente por todo el país cumpliendo sus labores de reina.

Su cuerpo, uno de los más trabajados del certamen, lo conserva con la dieta que le recomendó Alfredo Barraza, donde no tienen cabida los dulces, y haciendo ejercicio dos veces a la semana. No le queda tiempo de más.

Cuando la agenda real lo decide, Viviana se reúne con sus compañeras, la reina y las princesas, “la pasamos muy bien, tratamos de hacer de la rutina algo divertido, nos reímos todo el tiempo”. 

Por lo general asisten a desfiles benéficos, barrios marginales o comidas elegantes donde deben estar siempre sonrientes y con la mejor actitud.

En noviembre del 2010 Viviana dejará de ser la virreina,  entonces tendrá tiempo para terminar su carrera, que es una de sus prioridades, e incursionará en el mundo del modelaje, “prefiero las pasarelas que la televisión porque no exige tanto trabajo como las cámaras, quiero conseguir alguien que me oriente en este sentido y tenerlo como hobby”.

Respecto a Natalia Navarro, Señorita Colombia 2010, no tiene más que palabras bonitas, “es una niña muy completa, sencilla, no se le ha subido la fama a la cabeza”.