Neymar "En el Real madrid estuve cinco días"

Este joven, al que su papá le consiga 15.000 reales todos los meses, es el mismo que se dio el lujo de despreciar al mejor equipo del mundo, el Real Madrid. El futbolista recibió a CROMOS en la cancha del Santos, donde aspira a ser el sucesor de Pelé.  
Neymar "En el Real madrid estuve cinco días"

Con 20 años, Neymar da Silva ya es papá, fue campeón del fútbol brasileño, levantó la Copa Libertadores, jugó con la Selección Brasil de mayores, y siempre –en las buenas y en las malas, dentro y fuera de la cancha– es protagonista. Considerado por los medios y gran parte de los fanáticos como el próximo sucesor de Pelé, la última esperanza del fútbol brasileño habló con CROMOS sobre su vida y sus aspiraciones antes de partir rumbo a Londres a buscar la medalla de oro con la que su país sueña hace muchos años.Neymar tiene la vida cronometrada, no podría ser de otra manera. Cada mes sus asesores de prensa reciben, en promedio, 100 peticiones de medios locales e internacionales para tener una exclusiva con el futbolista que podría arrebatarle el título de mejor jugador del mundo al argentino Lionel Messi. Sin embargo, no sólo son entrevistas. El 11 de Santos es invitado habitual de los programas de televisión más populares, graba comerciales y, por supuesto, participa del show que más fanáticos reúne en Brasil: el fútbol. Neymar es una celebridad.Fifa.com; TRT, de Turquía; Sport-Bild, de Alemania; y CROMOS son los medios elegidos en esta oportunidad. La cita es en el centro de entrenamiento de Santos, equipo con el que Pelé alcanzó la gloria y una razón más para creer que la profecía se está cumpliendo: tal vez este jovencito de ojos verdes y estilo particular sea el nuevo rey del fútbol mundial. De sonrisa fácil y buenas maneras, Neymar se maneja con soltura frente a las cámaras y micrófonos, aunque prefiere no mirar a los ojos de su entrevistador. Siempre sabe qué contestar, también entrena para eso. El tiempo corre, el crack sólo tiene 10 minutos.Usted juega fútbol desde muy niño. ¿Cómo logró jugar en Santos?Empecé a jugar fútbol a los 6 años de edad, cuando vivía en São Vicente con mis abuelos. Jugué en el Tumiaru, en el Portuguesa, en el Gremetal y después vine a Santos. Llegué por recomendaciones. Fue Seu Zito quien me trajo, quien me abrió las puertas. Es a él a quien le tengo que agradecer, iba a cumplir 12 años.¿Jugar en Santos era un sueño?Sí, porque es el equipo de la ciudad, el equipo en el que jugaba mi ídolo, que es Robinho. Yo siempre iba a Vila Belmiro a ver los partidos, entonces era un sueño poder un día jugar aquí como profesional.Sin embargo, estuvo a punto de irse al Real Madrid... Fueron cinco días de pruebas, los tres primeros maravillosos. Estuve muy bien, deslumbrado con todo, la estructura, la ciudad. Todas las personas del Real Madrid me trataron muy bien, pero luego me empecé a poner triste. Comencé a extrañar a mis amigos, a mi familia, y conversé con mi papá, le dije que no me quería quedar, que me sentía mal. Terminé regresando y gracias a Dios fue lo mejor.Europa: ¿viajar o no viajar?Neymar habla de saudade, pero los medios afirman que fue su padre el que le ordenó regresar de Madrid tras conseguir un contrato de un millón de reales por su pase. El crack solo tenía 14 años. Con el paso del tiempo, retenerlo se haría más difícil. El 25 de agosto de 2010 el mundo del fútbol no paraba de hablar del supuesto traspaso de Neymar al Chelsea, en una transacción estimada en 23 millones de libras. 

El propio Pelé levantó el teléfono y llamó a Neymar padre, exfutbolista sin mucho brillo y representante del joven, para convencerlo de que el muchacho se quedara en Brasil por lo que representaba jugar en Santos y porque debía convertirse en el próximo ídolo nacional. Sin embargo, la familia necesitaba algo más que una inyección emocional: es difícil decidir cuando las propuestas llegan en moneda extranjera.Santos, en cabeza del presidente Luis Álvaro de Oliveira Ribeiro, tomó medidas contundentes. La primera, cerrar el equipo de fútbol femenino para recortar gastos; la segunda, convertir a Neymar en una máquina de hacer dinero fuera de la cancha. Los anunciantes pagarían ese dinero adicional que los clubes extranjeros ofrecieron.  

¡Funcionó! Hoy es imagen de marcas como Nike, Panasonic, Banco Santander, Unilever, Claro, Guaraná Antártica y Volkswagen. Sus asesores no entregan cifras oficiales de sus ingresos, pero los medios hablan de tres millones de reales mensuales ($2.633’000.000). Atrás quedaron los largos recorridos en bus desde Praia Grande al centro de entrenamiento. Neymar tiene un Touareg V6 último modelo, cortesía de su patrocinador, y sacó de su propio bolsillo 15 millones de reales para comprar un yate Azimutch 78, uno de los más completos del mercado. El yate se llama Nadine en honor a su madre.A pesar de que sus cuentas crecen tan rápido como su fama, los rumores sobre cuál será su próximo equipo no se detienen. Neymar elude el tema, lo suyo es la gambeta.

¿Qué siente de que lo comparen con Pelé o con Messi?Yo estoy muy feliz de que me comparen con dos de los mayores cracks del fútbol. Messi es, sin duda, el mejor jugador del mundo en la actualidad, así que es un halago que me comparen con él.¿Le gustaría jugar en el mismo equipo que Messi?Si él viniera a Santos sería excelente, las puertas están abiertas (Risas).Entonces no hay que preguntar si le gusta más Messi o Cristiano Ronaldo…Ni el uno ni el otro. Los quisiera a los dos jugando en mi equipo, si se pudiera sería fantástico.¿Nunca ha soñado marcar goles con la camiseta de otro equipo?No, nunca he tenido ese tipo de sueños. He soñado haciendo goles en una Copa del Mundo, pero no con la camiseta de otro club que no sea Santos.

 

Para la próxima Copa Mundo, en la que Brasil jugará de local, aún faltan dos años, pero el reto más importante de Neymar está a la vuelta de la esquina. Es la figura indiscutida de la selección de fútbol brasileña que buscará una medalla de oro en los Olímpicos de Londres, un trofeo esquivo para un país que está acostumbrado a ganarlo todo en fútbol. En entrevista con Fifa.com, el jugador se animó a decir que su equipo tiene todo para salir campeón en estos juegos. Los brasileños le toman la palabra. 

Han pasado dos años desde que Neymar recibió vía televisión la noticia de su primera convocatoria con la selección de mayores, un partido amistoso contra Estados Unidos en el que debutó con un gol de cabeza. Ahora no es una ficha más en los planes del entrenador, es un referente. Como él mismo dice en uno de sus comerciales, ahora tiene 200 millones de técnicos. En Brasil el fútbol no es un juego. 

¿Qué significa competir en unos Juegos Olímpicos?Representar a Brasil en unas Olimpiadas es una honra muy grande. Yo estoy dispuesto a entrenar y a batallar para conseguir el oro.

¿Siente presión por la responsabilidad que le entregó todo el país?Ya hace tiempo que tengo que lidiar con el tema de la responsabilidad. Pienso que siempre fue así conmigo y siempre la asumí. Nunca me escondí de nada. Siempre me dieron responsabilidades desde pequeñito, entonces una más o una menos no hace diferencia. Estoy dispuesto a asumirla como siempre lo he hecho.

¿No teme que sus rivales ya sepan cómo detenerlo?Todos pasamos por momentos difíciles en la vida. En el fútbol también. Si uno tiene un mal partido, es una semana difícil. Si uno tiene un buen juego, también, porque tiene que mostrar más. La bola es redonda, todo va cambiando. Un día no se hace gol, en otro se hace uno y en otro hace tres. Es así, es natural. Cada vez es más difícil jugar porque todos saben de mi potencial y lo tengo que asumir. Tengo que encontrar una nueva forma de eludir rivales y anotar.

¿Cuál es la crítica que más le ha molestado en su carrera?Todas las críticas aburren, pero son importantes. Uno cree que no tienen nada bueno, pero si se superan, si uno dice “yo no soy eso que están hablando, voy a jugar mejor, voy a ser una mejor persona”, entonces así se logra crecer con ellas.

¿Y el rival más difícil que ha enfrentado?Todos los juegos son difíciles, no hay un rival específico que sea más difícil. Uno tiene que superarse siempre para lograr resultados.  

Pero contra Barcelona, en el Mundial de Clubes, cuando perdieron 4-0, estuvo…Bueno, sí, fue complicado.Todos quieren imitarloImitar a Neymar es deporte nacional. El reconocimiento que nació como respuesta a su talento en las canchas se convirtió en fanatismo por lo que representa. En lo deportivo nadie olvida que anotó el gol más lindo de 2011 según la FiFa (una joya contra Flamengo en el Brasileirão), o que en su segundo año como jugador profesional anotó 5 goles en partidos clásicos (tres contra São Paulo, uno contra Corinthians y uno contra Palmeiras), o que ha marcado 130 goles en 219 partidos como profesional. De hecho, Muricy Ramalho, director técnico de Santos, solo necesitó tres palabras para definirlo: “Es un genio”. 

Fuera de la cancha, su corte de cabello al estilo mohicano, y las coreografías con las que celebraba sus goles, se replicaron en las discotecas y en las calles de Brasil. Es el ídolo de los niños. No es exagerado afirmar que gran parte del éxito de canciones como Ai se eu te pego y Tchu Tcha Tcha, se deben al poder que tiene de cautivar al público. Neymar marca tendencias.

¿De dónde sale la idea de los bailes, qué siente cuando ve a los niños peinados o vestidos igual que usted?Las coreografías comenzaron a surgir en 2010. Eran invenciones de André, de Robinho y mías. Era un equipo muy alegre que se la quería pasar bailando y jugando. Me pongo muy feliz de que la gente, y en especial los niños, me imiten. 

Usted fue el invitado especial a un concierto de Michel Teló y se animó a cantar frente a miles de personas, ¿le interesa el mundo del espectáculo?No es muy normal, ¿no? Lo mío es el fútbol, estoy lejos de ser cantante, es solo por jugar. 

¿Para usted qué significa la fama?¿Qué significa? Creo que no sé qué significa. Soy normal, estoy tranquilo. No cambio porque yo vine de abajo, sé lo que es tener dificultades. Papá a los 19Neymar es un joven millonario al que su papá le maneja el dinero. En sus cuentas tiene disponibles 15.000 reales mensuales ($13’166.000) para sus gastos; el resto de inversiones deben ser consultadas con el jefe de la casa. Vive con su familia en un apartamento en Guarujá, una de las playas más apetecidas por los turistas en el litoral sur de São Paulo. Aunque se deje ver rodeado de lujos y mujeres hermosas, es un chico de casa.  

El miércoles 24 de agosto de 2011, nació su hijo David Lucca. La noticia olía a escándalo. La madre del niño era menor de edad y no tenía una relación estable con el jugador. Sin embargo, nunca se le vio en los medios, dando declaraciones incómodas o buscando pleitos. Desde el primer momento Neymar se mostró feliz con la noticia e hizo parte a sus fanáticos de su nueva etapa como papá por medio de las redes sociales. 

¿Cómo se siente en su rol como papá?Mi vida cambió mucho, fue una gran bendición. Estoy aprovechando este momento maravilloso para estar al lado de mi hijo. Disfruto mucho jugando con él todo el tiempo. 

La figura de su padre ha sido fundamental en su vida…Mi papá es la persona que se encarga de todo. Está siempre conmigo, a mi lado desde que yo era pequeño y ahora él me acompaña también. Es una persona en la que confío mucho y quiere mi bienestar. Él siempre estuvo al frente de mis cosas y siempre lo escuché.(El asesor de prensa lleva varios segundos haciendo señas de que el tiempo se acabó). 

Para terminar, ¿es más fácil conseguir novia ahora que es una celebridad?En este momento no estoy buscando, estoy enfocado en mi trabajo y dejo esos temas en manos de Dios.***Una vez más Neymar elude una pregunta comprometedora. Diez minutos bastaron para darse cuenta de que es el rey de la gambeta.  

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cajas de sorpresas

El rejuvenecimiento vaginal no es seguro