Fotógrafo de Google es colombiano

Este joven periodista de Zipaquirá fue uno de los primeros profesionales que el gigante de Internet contrató para un proyecto, hasta hace poco, secreto: los recorridos virtuales por hoteles, restaurantes y tiendas de Google Street.
Fotógrafo de Google es colombiano

Recién graduado se fue de Colombia, desilusionado porque no encontraba trabajo. Con un diploma de comunicador social de la Universidad de la Sabana, Juan Pablo Chiquiza decidió probar suerte afuera, como lo hacen muchos jóvenes que no limitan sus sueños a las fronteras de su país. Se fue a Francia, porque en Estados Unidos le negaron la visa de ingreso. Aprendió francés y cursó estudios de comunicación en las universidades de Nantes y Caen, mientras se dejaba tentar por la fotografía.

 Esa tentación había empezado en San Salvador, donde hizo sus prácticas de periodismo en un diario salvadoreño. Pero fue en Francia donde acarició su primera máquina de hacer fotos. No fue la mejor, reconoce hoy, pero con ella probó, aprendió y alcanzó a ganarse unos pequeños concursos que le dieron el aliento de no abandonar su propósito. IMG_1817 Volvió a Colombia, pero viendo limitadas sus opciones de trabajo, se dejó llevar por el amor de una estadounidense que había conocido en Francia. Esa vez sí obtuvo el ingreso y decidió empeñarse con terquedad en seguir haciendo fotos. Como todos los que arrancan de cero, buscó y rebuscó hasta que encontró trabajo en un periódico para latinos. Luego estuvo en Sony, traduciendo y editando los textos que aparecen en los juegos de video.  Luego de perder su trabajo en 2011, consiguió pequeños contratos freelance, hizo fotos de matrimonios y eventos sociales navegando en internet, hasta que un día contestó una convocatoria que no revelaba ni la compañía ni el cargo al que aspiraba. A los dos días lo llamaron y le pidieron que respondiera un cuestionario y le preguntaron si estaba dispuesto a una entrevista telefónica. Sin prevenciones, pero sin mayores expectativas, Juan Pablo aceptó. La única pregunta de la entrevista lo dejó perplejo: le pidieron que describiera cómo se amarraba el zapato. Un poco turbado, decidió amarrarse el zapato mientras describía a su interlocutor lo que hacía. “Creo que les gustó porque después me explicaron que se trataba de un proyecto en estado beta, o sea, no conocido, confidencia Captura de pantalla 2013-06-19 a la(s) 17 Después de pasar una dura prueba técnica, también por internet, para la que se preparó durante una semana, le enviaron una caja enorme con un equipo completo de fotografía: cámara, lentes, trípode, celular, una maleta. También le llegó un instructivo de cómo hacer las fotos y cómo subirlas a Google. En pocos días le dijeron que era un fotógrafo certificado de Google. En ese momento eran apenas 20 en Estados Unidos. FotoG “Empecé a tomar fotos para ellos. Yo conseguía el cliente y al día siguiente hacía las fotografías y las subía al servidor”. Hace seis meses el negocio cambió. Google decidió abrir la convocatoria y hacerla pública y cambiar la mecánica del trabajo. Hoy cada uno de los 300 fotógrafos debe conseguir el cliente, pero el trabajo debe pagarlo la compañía que esté interesada en que sus fotos en 360° estén en el más grande buscador del mundo. Como valor agregado, recibe las fotografías para ponerlas en sus respectivas páginas web. Así trabaja Juan Pablo hoy. Ya pasaron los apuros económicos. Su trabajo con Google le permite explorar la fotografía de moda, que es ahora su nueva obsesión. “Ser fotógrafo certificado de Google abre muchas puertas, no son muchos los que están autorizados para utilizar esta tecnología y poner su trabajo en el buscador más grande del mundo”, dice orgulloso a sus 33 años. Sueña con venir a Colombia a vivir con la novia gringa que ahora es su esposa, y con hacer reportería. Pero todavía es pesimista. Su experiencia laboral en el país no fue grata, pero espera una oportunidad para volver. Para más fotografías puede visitar: http://jpchiquiza.com/ 

View Larger Map