Natalia Navarro nos mostró el ajuar para Miss Universo

La Srta Colombia ya está lista para competir en Miss Universo. Antes de empacar sus maletas, posó para CROMOS con algunos de sus vestidos más impactantes.
Natalia Navarro nos mostró el ajuar para Miss Universo

A esta altura del año, ocho meses después de haber sido elegida en Cartagena como Señorita Colombia 2010, Natalia Navarro se ve más segura y cómoda en su papel de reina. Sentada en un camerino improvisado en la oficina del gerente del casino que sirvió de locación para las fotos, la cartagenera deja ver claramente que su paciencia no tiene límite, que mientras cuatro manos le arman cuidadosamente los rizos que va a lucir durante la sesión, es capaz de almorzar con un sándwich de jamón y queso, tomarse una limonada endulzada artificialmente, sonreírles a los empleados curiosos, firmar un par de autógrafos y responder a la entrevista. Se siente realmente como una reina.

Una reina que cree firmemente en el compromiso de la labor social. La Señorita Colombia es una mujer muy bonita que disfruta su papel. Se sienta derecha, cruza la pierna de manera elegante, habla pausado, es políticamente correcta en sus respuestas, y posa glamorosa frente a las cámaras, pero sobre todo, se ve feliz de representar en un concurso de belleza a la gente del país que ha recorrido haciendo desfiles y visitas benéficas. De eso es de lo que mejor sabe hablar. Del recuerdo de sus encuentros con los ancianos, con los niños y con los discapacitados de Colombia; de sus rutinas de preparación para el concurso de Miss Universo en Las Vegas, Estados Unidos. Ambos temas la ponen en un lugar cómodo de conversación.

Es casi imposible hablar de algo diferente con una mujer que desde noviembre de 2009 dejó en ‘modo de espera’ su vida familiar, su novio de años, sus amigos, su cuarto, los dulces y chocolates diarios, y las Finanzas que aprendía a manejar en la Universidad Internacional de Florida, para dedicarle más de 10 horas diarias a ‘pulirse’ en el tono de voz, en su expresión corporal, en la forma de caminar, en los peinados y el maquillaje que le van mejor a la forma de su cara, en aclarar un poco el tono de su pelo para suavizar el registro en las fotos, en fortalecer los músculos del abdomen y las piernas y, aparte, a tener que enfrentarse a la ansiedad que le produce competir con mujeres de más de 80 países.

Ese es su reto. Y no se le puede pedir más. La reina sabe que para competir por el título de Miss Universo el 23 de agosto, debe esforzarse al máximo, mucho más si quiere superar la representación de sus antecesoras, y más aún en el empeño de vencer la timidez que nunca creyó enfrentar de una forma tan pública.

Contrario al cliché de que todas las costeñas son desparpajadas, antes de aventurarse en el mundo de los reinados de belleza, a Natalia Navarro le costaba mucho hablar en público sin sonrojarse y lo último que aparecía entre sus planes era desfilar en vestido de baño ante cientos de personas. “No se me ocurría desempeñar un papel tan público y tan expuesto”, confiesa.

Entonces el Concurso Nacional de Belleza® se apareció en su camino, y le mostró que “las reinas son de la gente”, una frase que repite convencida y un asunto que ha aprendido a fuerza de trabajo y disciplina. Pero aunque se siente muy cerca de su público, ella no cede del todo a sus deseos. Durante muchos meses Natalia supo sortear los comentarios insistentes de quienes creyeron que le vendría bien un retoque quirúrgico en la nariz, y se mantuvo firme en su decisión de conservar ese rasgo que –dice– hace parte de su personalidad.

Un carácter decidido y fuerte sobre el que muchos de sus preparadores coinciden cuando hablan de su curiosidad y las ganas de aprender e investigar cada día. Natalia es apasionada en lo que hace, asegura que a veces se pasa de perfeccionista, cuestiona cada paso que debe dar, hace juiciosa las tareas que le dejan y siempre hace preguntas.

–¿Qué se pregunta ahora?

–Si estoy dando lo mejor de mí misma. Porque después no quiero mirar atrás y sentir que todo habría salido mejor si me hubiera esforzado más.

Y se esfuerza. La reina se baja de su trono, y aprende a hacerse un trenza que se vea “hippie-chic”; a darle vuelta a la pinza eléctrica para que le queden lindos los crespos; a aparecer siempre radiante sin que se note muy maquillada; a resaltar sus facciones; a sacarle jugo a sus 180 centímetros de estatura y ‘levitar’ como una diosa sobre la pasarela; a reírse de sus errores y a reconocerse como lo que es: una mujer joven que a los 22 años quiere gozarse cada experiencia.

Hasta ahora no está sola en la tarea. Natalia se deja ayudar de los que saben, de los más de 10 expertos en cada una de las áreas en las que ella se debe sentir segura para participar –ahí sí sola– en esa maratón de 18 días de ensayos, fotos, visitas, cenas y desfiles para los que se tiene que arreglar ella misma en Estados Unidos, donde se encontrará con las bellezas de Rusia, Venezuela, República Dominicana, Francia y México, candidatas que, según los paseos que se ha dado por las páginas de internet, ella cree que son sus más duras competidoras.

Y es que cada evento de Miss Universo está cuidadosamente calculado por sus asesores del Concurso Nacional de Belleza®. No es casualidad que desde 2008, con la participación de Taliana Vargas, las representantes de Colombia se hayan destacado por su minuciosa preparación en el vestuario, que incluye desde la ‘empacada’ de las maletas, hasta el más mínimo detalle de los accesorios.

Diego Guarnizo, asesor de Presidencia del Concurso Nacional de Belleza® y coordinador general del equipo de preparación de la Señorita Colombia, se encarga personalmente, con lista en mano, de prepararle a la reina cada una de las ‘pintas’ que debe usar para cada ocasión. Y tiene una técnica particular para que a Natalia no se le pase ningún detalle: la viste completa, con cada uno de los accesorios y los zapatos compañeros, le toma una foto y luego le empaca en la maleta cada atuendo por separado.

La reina se va a Las Vegas con un equipaje acorde al lugar: ¡espectacular! Lleva tres maletas llenas de brillo, volúmenes y transparencias, una elección de vestuario que la hace sentir, según sus propias palabras, “invencible”. No lo dice con pedantería, sino porque cree que nada la va a perturbar, porque se siente muy mujer cuando se pone la ropa y los accesorios, porque confía en su equipo de diseñadores, liderado por los colombianos Beatriz Camacho, Diego Guarnizo, Renata Lozano, Silvia Alfonso, Jhon Jairo Ortiz, Patricia Acosta, Lupe Vergara, Andrea Escobar, Adriana Rinkel y la artesana guajira Dalis Argüelles.

Así, muy preparada, con las maletas muy bien hechas, Natalia se va a Las Vegas, a apostarle a una corona que, de ganársela, la proclamará, como si protagonizara una película de fantasía, ‘Señorita Universo’. Natalia Navarro se va detrás de un título que la pondrá, como ella dice, “a viajar y llevar buenas noticias de Colombia por todo el mundo”.

 

PRODUCCIÓN: Mónica María Moreno / MAQUILLAJE: Víctor Abril / ASISTENTES DE MAQUILLAJE: Nidia Moreno y Harold Franco / ASISTENTES DE FOTOGRAFÍA: Junior Rojas y Óscar Cortés/ DETRÁS DE CÁMARAS: Mónica Diago.

LOCACIÓN: Río Casino Winner Group, Bogotá / AGRADECIMIENTOS ESPECIALES A: Rosana Vanegas, Directora Ejecutiva, y Diego Guarnizo, Asesor de Presidencia del Concurso Nacional de Belleza®

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Cajas de sorpresas