Medellín recargado

Mateo Restrepo es el hombre detrás de la logística de la mega reunión del BID, el evento más grande en la historia de la capital paisa. según sus cálculos esta asamblea le dejará a la ciudad unos 30 millones de dólares. Taquillazo económico.
Medellín recargado

La semana pasada le dieron la última brillada a una de las esculturas de Fernando Botero, a las puertas del Centro de Convenciones de Medellín. Es uno de los pájaros que el artista donó a la ciudad junto a otro igual pero destruido en 1995 por una bomba que mató a 23 personas en el parque San Antonio. Este contraste, que además es el símbolo de la ciudad del pasado y la actual, será la primera imagen que verán los asistentes a la 50ª Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que comienza esta semana.

Pero este es sólo uno de los miles de detalles que se tuvieron en cuenta para el evento más importante en la historia de la capital paisa. Un proceso que comenzó hace tres años, cuando se propuso la ciudad como sede de la asamblea, en un trabajo de lobby que realizó el Medellin Convention & Visitors Bureau, la entidad que “vende” la ciudad en todo el mundo.

El proyecto era un hecho y para cumplirlo a cabalidad fue nombrado para gerenciarlo Mateo Restrepo, un administrador de negocios egresado del Berkeley College de Nueva York, quien a sus 30 años ya fue asesor del presidente Uribe y hoy está de nuevo en su ciudad, frente a un certamen que le cambiará definitivamente la imagen a Medellín.

Detrás de este hombre de confianza del Presidente no sólo está la responsabilidad de una reunión a la que asistirán autoridades y ejecutivos del sector económico de 47 países, sino un equipo que dejó lista la ciudad para cualquier tipo de exigencias. La inversión ascendió a seis millones de dólares, de los que el Gobierno nacional aportó el 40%, la Alcaldía y la Gobernación el 25%, y el restante 35%, la empresa privada.

El primer paso fue la sensibilización de los habitantes de la ciudad y consistió en capacitar 800 personas de hoteles, centros comerciales, restaurantes, clínicas, seguridad y transporte. Se diseñaron cartas en inglés en los restaurantes y los taxistas recibieron clases básicas del idioma.

Todo esto para recibir a los más de 5.000 visitantes nacionales y extranjeros que llegarán a la ciudad. Medellín está lista para ser el centro de la cumbre más importante de América. Las cifras lo dicen todo:

• 5.500 personas inscritas en la asamblea de las cuales 3.500 son extranjeras.

• 200 periodistas acreditados, 140 extranjeros.

• 1.000 personas encargadas del montaje.

• 350 personas bilingües de logística.

• 3.000 hombres del ejército, policía y fuerza aérea.

• 70 policías bilingües.

• 2.500 millones de pesos en inversión tecnológica en la Plaza Mayor.

• 30.000 metros cuadrados repartidos entre el Centro de Convenciones, Palacio de Exposiciones y Teatro Metropolitano.

• 4.000 habitaciones de hotel de 3, 4 y 5 estrellas.

• Siete recorridos turísticos por Medellín y sus alrededores.

• 200 oficinas completamente dotadas.

• 104 salas de reuniones.

• 523 líneas telefónicas digitales y análogas.

• 400 puntos de transmisión de voz y datos.

• 90 kilómetros de cableado para transmisiones.

• 402 computadores.

• 168 impresoras.

• 2.600 sillas.

• 263 carros de alta gama, vans y buses.

Según Mateo Restrepo, estas cifras corresponden a una inversión que le generará ingresos a la ciudad por más de 30 millones de dólares, aparte de una experiencia en el montaje de grandes eventos, en seguridad y en hoja de vida para la ciudad. “Pero dejará, además, la posibilidad de que tengamos inversión extranjera en el futuro y buena prensa e imagen de Medellín, algo que no tiene precio”.

Después de la asamblea, la ciudad quedará dotada para cualquier evento y con una imagen invaluable.