Pasando revista

Los rostros de Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Jennifer Aniston, Scarlett Johansson, Beyoncé y Madonna están en todos los rincones de la casa de Isabella Santo Domingo. Infinidad de portadas con las caras más famosas del entretenimiento se amontonan en armarios y corredores porque comprar revistas se le convirtió en una afición de tiempo completo y en un hábito casi compulsivo desde que su vida comenzó a girar en torno al mundo editorial.
Pasando revista
Dice que es un ejercicio que le sirve para todo y que son una fuente de consulta inagotable: “Las revistas son testimonios de un momento, de una moda, de una tendencia, de un pensamiento, de una filosofía. Me gusta ver qué está pensando el mundo”. Un pasatiempo a través del cual ha alimentado su trabajo como directora de medios, primero de la revista Shock y más tarde de la revista Carrusel, en un ciclo de cuatro años que acaba de concluir: “Es que mi viaje con los medios escritos es total”. Cuando estaba en el colegio fue directora del periódico, creó una caricatura llamada ‘Chela’ y desde los 16 años comenzó a escribir columnas gratuitas para el Diario del Caribe y El Heraldo de Barranquilla. Ahora, a punto de cumplir 41 años, Isabella ha hecho un alto en el camino para seguir reinventándose y probar cosas nuevas. Cuando tenía 20 años hizo la promesa de no trabajar para nadie cuando cumpliera 40 años. Ahora, a poco tiempo de celebrar su próximo cumpleaños, quiere honrar su palabra y cumplirlo: “Yo no soy material de jubilación. Yo diseñé mi vida profesional para divertirme, para huirle a la monotonía siempre”. El primer paso se llama Partida de Ideotas y se trata de una empresa de comunicaciones que ella define como un tanque de ideas. Al mismo tiempo sigue su propósito de reafirmarse como escritora, una faceta en la que incursionó hace 5 años cuando publicó Los caballeros las prefieren brutas, un libro con el que abrió una nueva sección en el mercado editorial en Colombia. AM FM y Sexorcismo le confirmaron que el humor era su vehículo para contar historias de seres humanos en permanente insatisfacción. Luego de 65.000 copias vendidas en Colombia y otro tanto en México, Argentina y Ecuador, Sony acaba de adaptar Los caballeros... para llevarlo a la televisión. Como su cabeza no para, está preparando un nuevo stand up comedy en compañía de la actriz Patricia Castañeda. También estrenará Chance, una comedia que la tiene muy satisfecha: “Definitivamente ese es mi viaje, no voy a salirme de ahí”. Aunque algunos la han tildado de dispersa porque ha probado muchas cosas, ella no le teme al cambio: “Uno no se puede proyectar para que la vida sea siempre igual. No me interesa vivir el mundo anestesiada, como si no pasara nada”. La periodista, la actriz, la escritora, la fanática de la moda, tiene un solo miedo: que la encasillen en una faceta: “Uno tiene tanto para dar que es horrible que se queden con una versión unidimensional”. Por eso lo que más quiere es tiempo. Tiempo para desarrollar sus ideas, para sacar adelante una novela de comedia romántica que tiene en ciernes, para viajar y –cómo no– para leer las últimas ediciones de Marie Claire, Esquire,Bazaar, Vanity Fair, Vogue, que son sólo algunas de las revistas que le sirven para tomarle el pulso al mundo, para resumir la vida. Eso que a ella tanto le interesa desde que era apenas una niña en Barranquilla.
Temas relacionados