Las excentricidades de los famosos

Los caprichos de las estrellas no tienen límites y estos cinco personajes piden y hacen lo que quieren.
Las excentricidades de los famosos

1. Robbie Williams

“Quiero un bebé gay”

Si la noticia de su matrimonio causó revuelo entre sus admiradoras, la declaración que dio en un programa de radio australiano provocó más de un desmayo: “Quiero un bebé gay”. Como si se tratara de algo completamente normal y posible, Robbie Williams confesó que él y su esposa Ayda Fiels se someterán a un tratamiento de inseminación artificial para lograr que su hijo nazca homosexual. Para la feliz pareja el sexo del bebé es lo de menos: “Si es niño, le enseñaré a jugar fútbol, y si es una niña, la protegeré hasta mi muerte”. Al parecer la fama y la ciencia van de la mano.

2. Lady Gaga

"Quiero que me espanten los fantasmas"

Aunque muchos piensan que Lady Gaga no es de este mundo, la cantante, que es fiel creyente de la reencarnación, les tiene terror a los fantasmas. Paga hasta 35.000 euros para que un grupo de cazafantasmas dirigidos por Dan Webb, un experto en situaciones paranormales, examine las habitaciones de los hoteles donde se hospeda durante sus giras, y detecte espectros antes de que ella llegue a alojarse. Según la cantante, fue el espíritu de su tía muerta la que la alejó de su adicción a la cocaína, pero como no todos los espíritus son buenos, ella prefiere curarse en salud.

3. Madonna

"Quiero un refugio antibalas"

Madonna es tan precavida que parece un tanto paranoica. Después del ataque del 11 se septiembre de 2001, la famosa cantante quedó tan angustiada que ordenó construir en su casa un refugio que resista un ataque de media hora, en caso de que algún grupo terrorista decida arremeter contra ella. Si bien es una mujer controvertida, su paranoia es, sin duda, más grande que su fama.

4. Sharon Stone

"Quiero almorzar con Octavio Paz"

La protagonista de Bajos instintos no conoce un no por respuesta. A la hora de satisfacer un capricho, no hay pero ni distancia que valga. Aficionada a la poesía, no se aguantó las ganas de conocer a su poeta favorito, el mexicano Octavio Paz. La actriz le mandó un tiquete de avión para que se encontrara con ella en Savannah, Georgia, donde filmaba la película Last dance (1996). Almorzaron juntos y hablaron de lo que más les gusta a los dos: la poesía.

5. Paris Hilton

"Quiero enterrar a mi cabra como una diva"

No es raro ver a Paris Hilton acompañada de alguno de sus perros, y no es secreto para nadie que gasta millones de dólares en consentirlos con ropa, joyas, manicures y tratamientos de spa. Lo que muchos desconocen es que, en su infancia, la controvertida rubia soñaba con ser veterinaria y tenía una pequeña cabra que oficiaba como mascota y como paciente. Era tanto el amor que tenía por este animal que, cuando murió, Paris se aseguró de enterrarla como toda una diva. Compró el terreno que lindaba con la tumba de Marilyn Monroe en el Westwood Memorial Cementery de Los Ángeles, para que descansara en paz.