El clon revive

La historia de amor, de culturas encontradas y paisajes paradisiacos hace su entrada en el Canal Caracol.
El clon revive

“El clon”, nos sitúa en Marruecos con los personajes de Jade y Lucas, protagonizados por Sandra Echeverría y Mauricio Ochman bajo la dirección de Mauricio Cruz y Agustín Restrepo; acompañados de un elenco de la talla propia de esta costosa producción.

Actores de diversas nacionalidades integran el masivo grupo, entre ellos la colombiana Carla Giraldo. Ante el esperado lanzamiento ella afirmó estar muy emocionada, pues jamás se ha visto una novela de esta magnitud. Y es de entender, pues las locaciones fueron variadas (Colombia, Estados Unidos, Marruecos), la fotografía exigente (capturando los áridos desiertos marroquís) y el vestuario elaborado (haciendo alusión a la cultura musulmana).

Colombia como país pionero en realización de novelas es un reto para cualquier producción, pero la actriz responde ante eso: “Respetamos lo que creemos y lo que hacemos”.  La joven actriz revela el gran gusto de haber tenido la oportunidad de trabajar con el equipo de “El clon”. Siendo ésta más que una experiencia laboral al aprender “trucos, experiencias” y llevándose consigo la amistad de Sandra Echeverría “es un ser humano tan maravilloso” confiesa contenta.

Con su rol de Latiffa, Carla asume el papel de una esposa musulmana y prima de Jade. La cual vivió en Miami volviendo después a Marruecos a los doce años de edad. De fácil adaptación, resulta una mujer muy romántica, suave y dulce. Cómo la definiría Giraldo “el personaje más lindo de la novela”.

“Difícil nada, todo es maravilloso y aún más trabajar para todo público” comparte la actriz emocionada ante la historia de la novela y la dificultad de haber trabajado en climas calurosos (como Marruecos y Girardot) y con bastante ropa encima… aunque revela haber disfrutado de usar la burqa. Con el idioma no tuvo mayor dificultad, pues sus diálogos en musulmán no eran muy extensos, sin embargo contó con la ayuda de una “entrenadora” que le indicaba la manera de hablar.

Interpretar a una mujer de una religión tan distinta fue una experiencia, siendo “otra cosa, otra ley… una situación completamente alejada” según la actriz; no dejando de lado, la cara bella y tierna que le brindó el personaje.

Sin duda alguna la telenovela se proyecta como una única producción y en palabras de Carla “tienen que verla”.

Temas relacionados