Melanie Laurent, la perla de Francia

Catalogada como la nueva Uma Thurman de Tarantino, esta francesa se abre camino en la industria del cine estadounidense.
Melanie Laurent, la perla de Francia

Para aliviar la presión que sentía sobre sus hombros “la nueva niña francesa de la película de Tarantino”, Melanie Laurent decidió bailar en la alfombra roja del Festival de cine de Cannes 2010 junto al estadounidense.

Ataviada con un sastre blanco, y una cartera estilo sobre que pasaba de una mano a la otra mientras hacía su mejor coreografía, Laurent demostró que cómo le enseñó su maestro Gerarad Depardieu,” una buena actriz no le teme al ridículo ni dentro ni fuera de escena”.

Y aunque su espontáneo baile junto a Tarantino no entra en la categoría de ridículo- imposible para una mujer talentosa y absolutamente bella- si dejó claro que a sus 27 años está dispuesta a conquistar el mundo del cine americano, pues en su país ya es una consagrada artista.

Su carrera artística empezó siendo una quinceañera, aunque gracias a sus padres, un actor y una bailarina, siempre estuvo en contacto con las artes. Fue el dramaturgo francés Gerard Depardieu quien la descubrió en un casting.

De inmediato le ofreció un papel en la cinta Un puente entre dos ríos, y el resto es historia.  Las películas que siguieron después la consolidaron como una de las mejores intérpretes dramáticas de Francia.

Hasta que en el 2009 Quentin Tarantino (Pulp fiction, Kill Bill) la escogió para personificar a Shosanna Dreyfus en su última película Malditos bastardos. Laurent aceptó el papel y trabajó junto a uno de los actores que más admiración le generaba en ese tiempo: Christoph Waltz (premio Oscar 2010), quien interpretaba al malvado sargento Hans Landa, responsable del asesinato de toda la familia de Shosanna. En una entrevista concedida en el 2010 a propósito del lanzamiento de la cinta, la francesa afirmó que en ocasiones le decía a su compañero “puedes dejar de ser amable conmigo, necesito odiarte para lograr mi papel”, manifestando la química que surgió entre los dos.

Esta fue su entrada a la industria de Hollywood. Muchos periodistas la comparan con la sofisticada Marión Cotillard (El origen) y le auguran un gran camino en Estados Unidos, sin embargo ella no descarta el trabajo en su tierra natal y en películas europeas.

La última historia que llegó a Colombia en la que aparece Melanie Laurent es El gran concierto, producción francesa donde da vida a Anne Marie Jacquet, una violinista parca llena de sentimientos ocultos.

Su rostro ya es reconocido, ahora la jovencita de ojos grandes que sueña con dirigir y escribir películas, tendrá que seguir demostrando que posee un talento capaz de traducirse en personajes exigentes y dignos de recordar.