Susan Boyle, de la nada al éxito

La vida de esta cantante escocesa, que pasó de ser una humilde desempleada a vender 13 millones de discos, será llevada al cine con Glenn Close como protagonista.
Susan Boyle, de la nada al éxito

Quienes pensaron que la mujer desgarbada y bigotuda que cautivó a los jueces y al público en el reality Britain’s got talent, sería simplemente una sensación mediática, tendrán que cambiar de opinión. Hoy, casi dos años después de que Susan Boyle alcanzara la fama, es una de las pocas cantantes que todavía vende millones de discos.

Su éxito ha merecido una película y el honor de ser interpretada por una de las actrices más respetadas del cine: Glenn Close. La historia mostrará el ascenso de la cantante escocesa y tiene todo para ser un taquillazo.

Claro, también puede ser un estrepitoso fracaso. Todo depende de cómo se combinen algunos de los ingredientes de su vida: hija de un bombero y una mecanógrafa, a la que le faltó oxígeno al nacer y tuvo problemas de aprendizaje; artista soltera, blanco de burlas por su apariencia, y, probablemente, todavía virgen a sus casi 50 años.

El cine le había coqueteado antes pero de manera atrevida. Su condición de mujer soltera y poco agraciada, pero con mucha sintonía en el mundo actual, hizo que la productora Kick Ass Films le ofreciera un millón de dólares a cambio de perder su virginidad en una película porno. Boyle nunca se pronunció y prefirió seguir cuidando su cuerpo pero para la música.

El proyecto sobre llevar a la pantalla la historia de su vida estaba rondando desde mediados de 2009, cuando Boyle pasó de desempleada a fenómeno en YouTube. La audición en la que cantó I dreamed a dream (Soñé un sueño), del musical Los miserables, ya alcanzó los 300 millones de visitas.

En ese momento, el mundo entero se compadeció y alabó a esta cantante que había confesado en televisión, sin vergüenza, que nunca había sido besada. Quizás por eso el medio musical le auguró un éxito efímero, más cuando sufrió trastornos emocionales al figurar en el segundo lugar en el reality.

Pero el vaticinio no se cumplió y Susan Boyle pasó a ser una de las artistas más vendedoras en tiempos de crisis de la industria musical. Su primer disco, I dreamed a dream, lanzado en noviembre de 2009, vendió diez millones de copias.

Y aunque el éxito fue atribuido al fenómeno mediático, la atención sobre ella no mermó. Tanto que la revista Time la ubicó el año pasado como la séptima persona más influyente en el mundo, catorce lugares por encima del presidente Barack Obama.

En diciembre pasado Boyle volvió a callar a sus detractores con su segundo disco, The Gift, en el que interpreta canciones navideñas, pues no solo fue el más solicitado en la preventa de Amazon sino que vendió más de tres millones de copias, solo unos miles debajo de la exitosa cantante de country Taylor Swift.

Sin embargo, la pregunta que muchos se hacen es si el público quiere ver la vida de una cantante con dos años de carrera, sin el glamur de una estrella como Angelina Jolie o la trayectoria de Barbra Streisand, o si solo quieren oírla en la casa. Ese será el siguiente reto de Susan Boyle, para comprobar si simplemente es un fenómeno al que todavía le quedan unos años.

NO SE PIERDA:

Nueva saga.

Después de dos premios Óscar y taquilla millonaria, ya se habla de la segunda y tercera partes de El luchador, que se centrarían en las peleas de Mickey Ward con Arturo Gatti. El protagonista, Mark Wahlberg, repetiría como productor, aunque no se sabe si Christian Bale estaría.

Listo para volver.

El actor Michael Douglas quiere regresar después de superar el cáncer de garganta, pero al lado de su esposa Katherine Zeta-Jones. Por eso, está estudiando proyectos y parece que hará con ella una comedia romántica.

En otra red.

Después de su papel en La red social, Jesse Eisenberg pasará de genio de los sistemas a hijo de una adicta en el filme Predisposed. La madre será interpretada por Melissa Leo, ganadora del Óscar por El luchador.

Temas relacionados