Una esposa de mentiras, comedia real

Una historia muy entretenida logran Jennifer Aniston, Adam Sandler, Nicole Kidman y dos pequeños actores muy bien entrenados.
Una esposa de mentiras, comedia real

Para ver la nueva película del director de comedias Dennis Dugan (Big daddy, Grown ups), no hay que liberarse de las prevenciones que puede generar un afiche con Jennifer Aniston peinada de la misma manera y con la misma sonrisa en su cara con la que ha protagonizado una comedia romántica al año, sino más, desde que salió de Friends el 6 de mayo de 2004.

Está bien llegar bajo esa premisa, no se tilde de “prevenido” si piensa que verá a Aniston en el mismo papel pues así es, es verídico. Interpreta el mismo personaje de siempre, una mujer con una profesión muy definida, dulce como Rachel, como Polly, como Jennifer (en Marley y yo) pero esta vez está acompañada de dos pequeños seres con tanto carácter que parece que adornaran la actuación de la rubia.

Maggie, la hija mayor de esta asistente de cirujano (Danny) que tendrá que poner su familia a disposición de su jefe para que él consiga el amor de una despampanante jovencita, Pammer (Brooklyn Decker), es una niña que sueña con convertirse en una gran actriz. Así que adopta un jocoso acento británico y la entristecen detalles como que su actriz preferida no consiga un Oscar.

Michael el menor, no es más brillante que la niña, pero tiene una perversidad que lo hace divertido y sobre todo impredecible. Puede pasar de ser el típico niño maldadoso a un conmovedor hijo que extraña a su padre desde lo más profundo de su alma.

La cereza del pastel llega en forma de Nicole Kidman (Devlin). La villana de la historia, la rubia de 1.80 que fue por años la pesadilla de Katherine por su arrogancia y su ego.

Las mentiras son el soporte de esta historia que además se vale de recursos cinematográficos como la cámara lenta y los planos congelados para hacer aun más valiosos a sus personajes.

No se prevenga, es normal que Adam Sandler le parezca en ocasiones un ser sin gracia, que Jennifer Aniston actúe de Jennifer Aniston en la mayoría de sus películas, pero la disposición de los personajes en la historia, la forma como han sido pensados y calculados le harán pasar algo más de dos horas (un defecto de la cinta) con una sonrisa desprevenida en su rostro.