Comienza el Festival de danza Impulsos 2011

La segunda edición del Festival Impulsos reunirá, del 28 de abril al 8 de mayo, los diferentes lenguajes de la danza contemporánea. Por Cataluña estará el grupo Erre que erre, con la obra Avatar *, una experiencia visual de danza y tecnología .
Comienza el Festival de danza Impulsos 2011

Cada paso y cada movimiento de Ángeles Angulo puede ser una señal de cambio y transformación. Para mostrar esas señales utiliza los movimientos de su cuerpo en un escenario vacío. Aunque se ve sola, tiene un compañero de baile nada convencional e intangible. Su presencia es virtual: imágenes, formas geométricas, penumbras y sonidos que crean un híbrido de danza y video todavía inclasificable.

La obra se llama Avatar* pero nada tiene que ver con la película. Su creación ya estaba en proceso cuando comenzó el boom de la historia de ciencia ficción. Para que no quedaran dudas, sus creadores le añadieron un asterisco al nombre. Su único punto en común es el uso de la tecnología, pero en el caso de Erre con erre, la compañía que presenta este montaje en el Festival Impulsos 2011, esta herramienta llegó por casualidad.

La fusión con la tecnología inició una nueva fase de este grupo, que se nutre siempre de expresiones distintas a la danza. En esta ocasión, sin embargo, coincidieron también otros elementos: era el primer solo de danza que hacía en la compañía, a cargo de Ángeles, y el encargado de la aplicación tecnológica, Román Torres, no la había ligado al baile.

La idea de conformar este dúo surgió después de que Ángeles vio una instalación de Román en la que interactuaba con los espectadores y ejecutaba una aplicación de acuerdo con los movimientos, en tiempo real. Entre las expresiones que se generaron entre las personas, estaba el baile.

“Hablamos de darle un contenido y un sentido de espectáculo. Antes era un montaje oscuro, le pusimos luces para que el público viera una historia”, cuenta Ángeles. Allí aparecieron los primeros problemas técnicos. El trabajo conjunto fue una especie de taller para acoplar los dos lenguajes. El riesgo era mostrar una aplicación efectista antes que una propuesta artística. “Lo poco que había visto en otras obras me resultaba marciano, como que se olvidaban del contenido. Queríamos que vivieran una experiencia escénica que se apoya en la tecnología”.

Para llegar a Avatar* trabajaron durante casi un año, con jornadas que podía ser de diez horas diarias durante las cuales Ángeles proponía ideas de todo tipo y Román hacía lo mismo hasta conjugarlas. “La idea que surgió era la de contar la historia de un personaje, que llega a un sitio donde todo es inconexo, se adapta y luego puede controlar todo. No hay un hilo narrativo sino una progresión del movimiento y de lo visual”.

En escena, esta idea es de cambio permanente con muchos movimientos, de giros en el suelo, de expresiones muy emotivas o cambios de vestuario que marcan etapas. En lo visual son líneas, cuadrados, manchas, colores fuertes y figuras que atraviesan el escenario de acuerdo con el estado emocional.

Una sincronización que no es una camisa de fuerza, pues les da libertad para añadir ideas improvisadas que no rompen el ritmo. Román mezcla en directo la aplicación, que también varía según el espacio en el que estén, así como Ángeles crea movimientos que terminan jugando con las luces y la música, ejecutada en directo por un DJ.

Por esto mismo Avatar* no ha encontrado un género dentro de la danza contemporánea. En Barcelona, de donde es el grupo, por ejemplo, todavía no han presentado la obra. “Creen que debe estar en un sitio diferente, no en un espacio para la danza, aunque en Madrid sí se presentó en el Centro Reina Sofía”, comenta.

A lo mejor no se presentará en Barcelona, pero quizás porque la obra ya está cumpliendo un ciclo lógico. Podría verse antigua en medio de los avances tecnológicos aunque su validez está basada en una mezcla que dio como resultado un híbrido emocional susceptible de renovación. “En ese caso sería Avatar 3, porque la versión 2 ya está obsoleta”, concluye Ángeles.

Avatar*, obra de la compañía catalana Erre que erre.

Martes 3, miércoles 4 y jueves 5 de mayo, 8:30 p.m.

Teatro Nacional La Castellana.

Precios: $45.000, $40.000 y $28.000.

La obras imperdibles

Movimientos inspirados en pinturas y coreografías con música de Bach, Stravinsky y Debussy, son algunas de las obras de danza contemporánea para no perderse en el Festival Impulsos 2011.

La consagración de la primavera. Compañía Marie Chouinard. Canadá

Es la obra más reconocida de esta compañía, desarrollada a partir de solos de danza, con movimientos firmes y armónicos creados con música de Igor Stravinsky. Creada por Marie Chouinard, coreógrafa que se ha caracterizado por la exploración del cuerpo y sus posibilidades poéticas a través de la danza. La obra está precedida del Preludio a la siesta de un fauno, un solo de diez minutos con música de Claude Debussy.

Viernes 6 y sábado 7 de mayo a las 8:00 p.m.

Domingo 8, 3:00 p.m.

Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo

Precios: $80.000, $60.000, $50.000 y $30.000

Experiencias con un desconocido. Compañía de Sonia Gómez. Cataluña, España

Una pieza que se mueve entre la danza, el teatro, la música y lo visual, en el que la artista investiga el universo masculino.

28, 29 y 30 de abril, 8:00 p.m.

Casa del Teatro Nacional

Precio: $40.000

Plastikseele. Compañía Samir Akika / Unusual Symptoms

Alemania / Venezuela

Una obra inspirada en la danza urbana y moderna, que combina la plástica de la danza, el video, el performance y escenas de parodia.

Miércoles 27, jueves 28 y viernes 29 de abril, 8:30 p.m.

Teatro Nacional La Castellana

Precios: $45.000, $40.000 y $28.000

Yo, Egon. Reflejos del alma. Compañía Entre tierra. Colombia

Esta obra está pasada en los autorretratos del artista austríaco Egon Schiele, cuya obra pictórica se puede enmarcar dentro del expresionismo. El montaje se convierte en un encuentro con el artista a través de los movimientos de los bailarines a partir de los trazos marcados de la obra de Schiele.

Un juego visual con cuerpos tensados sobre un fondo blanco.

Sábado 30 de Abril, a las 8:00 p.m.

Teatro Varasanta

Precios: $25.000

Antesdelantes: cavilaciones & mentiras. Compañía Estantres. Colombia

Las palabras secretas y las cartas recibidas o nunca enviadas fueron la motivación para la creación de esta obra. Cinco bailarines abordan temáticas como la intimidad y la memoria a través de una fusión de diferentes disciplinas artísticas. Una mezcla particular de coreografía y efectos sonoros.

Martes 3 y miércoles 4 de mayo 8:00 p.m.

Casa del Teatro Nacional

Precio: $25.000

Bach. Compañía Mal Pelo. Cataluña, Invitado de honor

Una obra en la que el discurso se articula únicamente a través del cuerpo y la música de Johann Sebastian Bach. Se trata de una aproximación al Clave bien temperado de este compositor, en la que María Muñoz combina la danza de algunos preludios que suenan en directo con las fugas bailadas en silencio y de memoria.

Viernes 6 de mayo, a las 8:30 p.m.

Sábado 7 y domingo 8, a las 5:00 p.m.

Teatro Nacional La Castellana

Precios: $45.000, $40.000 y $28.000