¡Que viva la zarzuela!

Hasta el 28 de mayo irá Viva Madrid, un grandioso recorrido musical por el popular género lírico, con una maravillosa puesta en escena. La coproducción es de los Teatros del Canal de Madrid y el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.
¡Que viva la zarzuela!

Don Hilarión se salió por un momento de la zarzuela La verbena de la paloma, para servir de anfitrión por las calles, plazas y sitios emblemáticos de la capital española, en el espectáculo Viva Madrid, una antología de la zarzuela. Este personaje pícaro y desvergonzado, símbolo del teatro español, será el narrador de este viaje por la ciudad a través de fragmentos de más 16 famosas zarzuelas.

El espectáculo se estrenó en los Teatros del Canal de Madrid hace dos años y marcó una diferencia por su puesta en escena con más de 150 artistas y un costo de un millón de euros. “Tiene movimiento, es cambiante, la escenografía alude a los lugares de la ciudad, se utilizan recursos audiovisuales y se usan 690 vestidos”, explica Jorge Culla, intendente de los Teatros del Canal.

Semejante despliegue le da brillo a seguidillas, coplas, pasacalles y romanzas de todas las épocas, algunas desconocidas para los colombianos, como La chulapona, La verbena de la paloma, La Gran Vía, Las leandras, Luisa Fernanda, El último romántico, Don Manolito, La calesera, El tambor de los granaderos, El barberillo de Lavapiés, Los claveles, El año pasado por agua, María Manuela, La del manojo de rosas, Doña Mariquita de mi corazón y Doña Francisquita.

La variedad en el repertorio favorece el dinamismo. Como dice Jaime Martorell, director de escena de Viva Madrid: “Aquí nadie para en el escenario porque bailan el coro, los figurantes, los cantantes y todo el que pasa”. Debido al tamaño del montaje, el equipo español llegó hace más de un mes para trabajar con 22 actores colombianos, 40 personas del coro y 13 bailarines. Además, la música está a cargo de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia.

“Es un trabajo riguroso con los artistas colombianos porque también en cada fragmento hay una historia diferente. El concepto de cada uno es una síntesis de la obra”, explica Nuria Castejón, coreógrafa del montaje. Elementos bien cuidados que muestran que la zarzuela está más viva que nunca y que es susceptible de ser llevada a escena con el lujo de la ópera y las propuestas más modernas del arte lírico.