Jon Hamm, inmune a los fracasos

El protagonista de la exitosa serie Mad Men estuvo a punto de abandonar la actuación porque hasta antes de cumplir treinta años nadie quiso darle una oportunidad. Hoy es una de las caras más conocidas de la televisión estadounidense.
Jon Hamm, inmune a los fracasos

Hace trece años la carrera como actor de Jon Hamm –protagonista de la exitosa serie Mad Men–, estuvo a punto de arruinarse sin siquiera haber comenzado. Así fue: por aquella época Hamm se había ido a vivir a Los Ángeles con la idea de abrirse paso en el complicado mundo de Hollywood. Pero tres años después de estar en la ciudad, y de haber sido mesero sin tener un peso en el bolsillo, lo más cerca que estuvo de un set fue cuando trabajó como diseñador de escenarios en una película de porno suave. Fue por eso que, desilusionado y abatido, decidió darse un plazo: si llegaba a los treinta años sin haber conseguido trabajo en el medio (tenía 27), se dedicaría a otra cosa. Después de todo, pensó, quizás tenía razón su abuelo cuando le decía que “nunca era tarde para convertirse en ingeniero”.

Le quedaba, eso sí, el consuelo de haber tratado duro: hizo casting para la popular serie Dawson’s Creek –que protagonizaron James Van Der Beek y Katie Holmes–, pero, como parecía diez años mayor que los actores, le dijeron que quizás le iría mejor representando a sus padres. “En la universidad no te preparan para la cantidad de rechazos por los que tienes que pasar”, le dijo Hamm al diario inglés The Observer. Sin embargo, ponerse el plazo fue como quitarse de encima la mala suerte: de repente comenzaron a salirle pequeños papeles –en el 2000 entró a la serie Providence y luego obtuvo un rol menor en la película de Clint Eastwood Space Cowboys–, hasta que llegó su golpe de suerte, la serie que le cambió la vida y lo catapultó a la fama: Mad Men.

La historia de una serie de publicistas en la Nueva York de los años cincuenta fue el trampolín que Hamm necesitaba: cuatro años después del primer capítulo –que vieron casi millón y medio de televidentes–, su papel de Don Draper le ha significado un premio Globo de Oro y un Emmy a mejor actor en 2008; nominaciones al Screen Actors Guilt Award, el Globo de Oro y el Emmy un año más tarde, y una más al Globo de Oro en 2010.

Pero el camino para llegar a Mad Men fue arduo pues Hamm tuvo que realizar siete audiciones antes de que los productores se convencieran de que era la persona indicada para asumir el papel. Mattew Weiner, escritor y creador de la serie, abogó por Hamm pese a que la cadena de cable que la transmitiría presionó para que el protagonista fuera una estrella conocida.

En la actualidad, este actor oriundo de Saint Louis, Misuri, disfruta su cuarto de hora en compañía de su novia Jennifer Westfeldt, con quien vive hace diez años. Y a la hora de describir a Don Draper, el hombre que lo lanzó a la fama, Hamm lo tiene claro: “Lo que Don hace es tratar de vender la felicidad que él mismo no puede comprar. Y eso dice mucho…”.

EN CÁMARA

En la pirámide.

Después del éxito editorial del libro El mago de las mentiras: Bernie Madoff y la muerte de la confianza, HBO quiere comprar los derechos para hacer la película, en la que Robert De Niro interpretaría al estafador.

Historias fantásticas.

Halle Berry estará en Cloud Atlas, el nuevo filme de los hermanos Wachowski (Matrix, V de Vendetta), compuesto por seis relatos fantásticos que van desde el siglo XIX hasta el Apocalipsis. Otros actores confirmados son Susan Sarandon, Tom Hanks y Hugo Weaving.

Versión del siglo XXI.

A finales del año comenzará en Europa el rodaje de Hook in Pan, un filme independiente que le dará una visión moderna al clásico Peter Pan. Aaron Eckhardt interpretará a un detective que persigue a un secuestrador infantil.

Temas relacionados