La paisa que maquilla a las estrellas de Hollywood

Con apenas seis años de carrera en E.U, Claudia Betancur ya ha maquillado a Jennifer López , Dulce María, Paulina Rubio entre otros famosos.
La paisa que maquilla a las estrellas de Hollywood

Mientras recorría las calles de Nueva York en uno de los carros de Jennifer López, Claudia seguía sin creer lo que le estaba pasando. Llevaba apenas un año en Estados Unidos buscando oportunidades de trabajo, golpeando puertas y apelando a cuanto colombiano y latino encontraba, cuando recibió la llamada que la dejó boquiabierta: “¿Puedes ir ahora a Long Island a maquillar a J-LO?”.

Al entrar a la mansión, de la que había leído y escuchado tantas historias, los nervios le pellizcaron el estómago. Saludó a Marc Anthony como si nada, y entró al cuarto de Jennifer. Siempre la había considerado una de las mujeres mejor maquilladas del mundo y, cerca de ella, comprobó que no solo era hermosa sino que tenía una piel perfecta y un estilo impecable. “Haz lo que quieras, confío en ti”. Claudia Betancur hizo lo que la boricua le pidió: confió en ella misma.

Se dio cuenta de que la ansiedad desaparecía y de que era capaz de entregarse a su trabajo sin pensar en la fama y los mitos que rodeaban a una de las mujeres más deseadas de Hollywood, sentada ahora a su merced, dispuesta a que sus manos trabajaran sobre su rostro bien cuidado y millones de veces fotografiado. En cincuenta minutos terminó de maquillarla y ella y J-LO quedaron satisfechas con el resultado final. La celebridad se fue a la fiesta de cumpleaños de Swizz Beatz, el productor musical que hoy es el esposo de Alicia Keys, y la paisa se devolvió para Miami a digerir la manada de sensaciones que había experimentado en un par de horas.

Miami era su centro de acción porque allí vivía Loren Ridinger, la mujer que se había convertido en su ángel de la guarda, quien la conectaría con los famosos y las celebridades que conocería después. Jennifer era apenas la primera de esa lista. A Loren la había conocido por casualidad, pocas semanas después de llegar a Estados Unidos con 600 dólares en el bolsillo, cero conexiones, muchas ganas de trabajar y 15 años de experiencia maquillando modelos en Medellín y Bogotá.

Justamente lo primero que hizo al llegar a Miami fue buscar a Marcela Gaviria, una modelo paisa que resultó ser la esposa de Gio Alma, un fotógrafo de celebridades que se movía muy bien en la vida social de la farándula y que era el preferido para las editoriales y portadas de revistas famosas. Él no le pidió portafolio sino que la llevó donde Loren. Su prueba era maquillarla.

Loren Ridenger es empresaria; dueña, con su esposo, de Market America, una exitosa comercializadora; tiene su propia línea de joyas y de maquillaje; tiene un blog muy comentado y seguido sobre moda y estilo, y su rostro aparece en las fiestas de las socialité de Hollywood. Es amiga de Eva Longoria, Jennifer López, Alejandro Sanz, Kim Kardashian, entre otros.

Desde el día de su prueba de fuego, cuando la maquilló para unas fotos de Gio Alma, Claudia Betancur se convirtió en su maquilladora de cabecera. Todos los jueves, viernes y sábados, en un ritual que no para hace seis años, la paisa prepara a Loren para la agitada vida social que lleva cada fin de semana. Y de paso, se relaciona con sus amigos. Tanto que ha abierto puertas para otros proyectos. “Aquí valoran mucho el talento. No te preguntan de dónde vienes, solo aprecian tu trabajo”, dice agradecida.

Hoy, viaja en verano a Nueva York, mientras mantiene en Miami un estudio de maquillaje donde dicta clases. Además, es editora de belleza de la revista Venue Magazine, una publicación de estilo de vida dirigida al público latino, y participa en producciones para las portadas de Vanidades, People en español, Ocean Drive y ¡Hola!

“Muchas veces los fotógrafos se encargan de la producción y llaman a los peinadores y maquilladores con los que quieren trabajar. A mí me han llamado tres veces para hacer los 50 más bellos de People en español, y he aprendido a maquillar a los hombres, se me ha vuelto una especialidad”, explica con un acento bien paisa.

Hay famosos como Paulina Rubio, Raquel Perera (la esposa de Alejandro Sanz) y Eva Longoria, que la llaman para producciones especiales. “Ya me acostumbré a trabajar con celebridades. Como llego recomendada por otros, la gente confía en mí”. Y reconoce que lo mejor de su trabajo es que en Estados Unidos el maquillador es una celebridad más: “Aquí no hay esa diferencia social tan marcada como en Colombia, aquí somos artistas”.

Ella se siente artista. De hecho explica que cada vez que tiene un rostro limpio enfrente es como si tuviera un lienzo en el cual puede desarrollar sus ideas. Estos famosos conocen bien su rostro y saben lo que quieren de un maquillador, así que Claudia se dedica a resaltar sus puntos favorables y corregir facciones. “Antes marcaba facciones, ahora siento que mi trabajo es impecable, es como si pintara”.

Con esa experiencia, su amiga Loren la llamó para que se convirtiera en la consultora creativa de su línea de maquillaje Motive Cosmetics. Ella revisa las fórmulas en los laboratorios, y aprueba las texturas y los colores. Cuando revisa lo que ha logrado a sus 39 años solo le queda un sueño: montar una academia en Colombia para dejar lo que ella llama su “legado”.