Patrick Dempsey cuelga la bata

El actor anunció su retiro de Grey’s anatomy el próximo año. Se dedicará al cine pero no hará más comedias románticas. Seguirá corriendo autos y, además, entró en la era de los perfumes.
Patrick Dempsey cuelga la bata

Es posible que este año Patrick Dempsey cuelgue su bata de médico. En días pasados, el doctor más deseado de la televisión dijo que su ciclo como el Dr. Shepperd estaba terminando y que la próxima temporada de Grey’s anatomy sería la última para él. De inmediato, los medios reportaron la noticia con algo de alarma por la partida del que consideran uno de los factores del éxito de la historia. Los representantes del actor suavizaron la declaración con una excusa más formal: “nuevos planes”.

Será la forma de aprovechar su popularidad, pues antes de 2005, cuando comenzó la serie, su carrera parecía estancada. Por eso, cuando habla de nuevos planes, se refiere a su intención de hacer más cine y otro tipo de papeles, acordes también a su decisión de dejar las comedias románticas, las que lo hicieron famoso en Hollywood en los años 80 y de las que quizás se despida con Encantada 2, que se estrena pronto.

Tal vez por esa etapa pasada casi anónima es que ahora es más consciente de los altibajos. “Es una batalla constante que se tiene con series que duran mucho tiempo. Soy feliz entreteniendo a la gente, pero también debemos crecer. Por eso, después de hacer Transformers volví a la serie con una sensación más cómoda y tranquila, porque es bueno salir a hacer otras cosas y saber que siempre puedo volver a Shepperd”.

Con Transformers: the dark of the moon, Dempsey debuta en la acción y pronto se vestirá de mallas y capa para interpretar al superhéroe Dr. Strange, en una nueva versión para la pantalla grande. Algo que lo pone al nivel de otros actores que alcanzaron el punto más alto en su madurez y que quieren demostrar que su éxito no es un golpe de suerte.

A sus 45 años, con fortuna y fama, también se dedica a su otra pasión: correr autos, una actividad de fin de semana que complementa su oficio. “Ambas son exigentes pero me ayudan a balancearme. Las herramientas que he desarrollado a través de la concentración y lograr ser reservado en una situación pública son cosas que he adoptado de las carreras”.

Cuando vuelve a ser Patrick, sin uniforme ni bata blanca, les dedica tiempo a su esposa, Jillian Fink, y a sus tres hijos; también a aparecer en campañas y seguir vigente en la alfombra roja, con un estilo renovado que lo ubica como ícono masculino maduro, con un alto sentido estético pero sin ser artificial.

Con esa imagen, al igual que otras celebridades, también entró en la onda de los perfumes y ya lleva dos: Unscripted y Legacy, que desarrolló junto a Avon. Pero Dempsey va más allá y aparte de los aromas naturales, la actuación y la vida familiar, se ha concentrado en la filantropía después de que su madre sufriera de cáncer de ovario. Por eso creó un centro para el tratamiento del cáncer que lleva su nombre, donde les ofrecen bienestar a los pacientes. “Para mí es muy importante cuidar los derechos de los pacientes, creo que cuando están en el hospital son vulnerables y necesitan el apoyo indicado”.

Con todo esto, es posible que Patrick Dempsey mantenga su curso exitoso, aun después de que cuelgue la bata del doctor Shepperd “McDreamy”, con la que alcanzó realmente la fama. Tiene talento y figura para soñar con cosas más grandes, y suficiente personalidad para intentarlo.