Brigh star ya está en cartelera de cine

Dicen que la felicidad no es sino un instante. Y en el cine aún más: un instante puede ser suficiente para la felicidad. Jane Campion, la dulce directora de El piano, parece que procediera así, con la intención de preparar la dicha en una sola secuencia.
Brigh star ya está en cartelera de cine

En El piano, por ejemplo, el momento en que por fin Ada se le entrega a George; en Bright star, la historia sobre los últimos años de John Keats, la escena en la que Fanny Brawne (Abby Cornish) se entrega al viento que se le cuela entre las cortinas de su cuarto, atafagada por el fuego de la pasión.

Hay otra más: ella en su habitación rodeada de mariposas vivas, mariposas como las que el propio Keats le describió en una carta. Pero sería mucho si continuáramos… Mejor es verla.

Keats conoció a Fanny en 1918, cuando ella tenía 18 años y él apenas 23. El poeta no gozaba de los mejores elogios de la crítica (murió creyendo que había fracasado, como Van Gogh), y (como buen poeta) andaba varado, viviendo a expensas de sus amigos. Uno de ellos, Charles Brown, lo llevó a vivir con él. Al lado, vivía Fanny, talentosa para la costura, insolente como crítica literaria.

En la Inglaterra victoriana, donde era ofensivo que un hombre osara casarse si no tenía qué ofrecerle a su mujer, Keats y Fanny viven su idilio a su manera; o mejor, a la manera de él, una manera romántica hasta el sufrimiento, tal como quizás lo necesitó para componer sus mejores poemas. Uno de ellos, Bright star, es dedicado a ella.

Acosado por la tuberculosis, mal que se ensañó contra toda su familia, Keats murió joven, a los 25 años, y con su muerte consumó un idilio que haría historia en su poesía, para muchos la más grande del romanticismo inglés.

Campion nos ha ofrecido su versión. Y puede que, como toda obra de arte, sea discutible. Lo mejor está en esas imágenes, secuencias únicas que nos obligan a retenerlas en la retina y, de paso, a releer a Keats en toda su abrasiva literatura, escarbar de nuevo su vida en la espléndida biografía de Cortázar, o perderse en sus poemas y salir de ellos con el dolor de volver a la realidad.

En la Inglaterra victoriana, donde era ofensivo que un hombre osara casarse si no tenía qué ofrecerle a su mujer, Keats y Fanny viven su idilio a su manera; o mejor, a la manera de él.

Vea también en cine

Kung Fu Panda 2

No importa si no ha visto la primera parte. Puede que la disfrute más, pero no es necesario. Ese panda panzón, antítesis del héroe, es capaz de hacerlo pasar unos muy buenos momentos, mientras intenta, una vez más, salvar a la China de enemigos poderosísimos, solo con base en su valor y en el respaldo de sus amigos. Una excelente pieza de humor cinematográfico.

El mundo es grande  y la salvación está  a la vuelta de la esquina

Esta película búlgara es grande como su nombre. Basada en la filosofía de un viejo jugador de backgammon, Bai Dan (que interpreta emotivamente Manu Manojlovic), quien hace un recorrido en tándem desde Alemania hasta Bulgaria con su nieto Alex en busca de su propia identidad. Emocional sin cursilerías, esta película logra contar la historia de Bulgaria desde los años 70 a través de los recuerdos y hermosos paisajes europeos.

Temas relacionados