Justin Timberlake, ahora le suenan los negocios

Con el anuncio de la compra de MySpace por 35 millones de dólares, Justin Timberlake alimenta los rumores sobre un posible retiro de su carrera como cantante para dedicarse de lleno a su faceta de empresario.
Justin Timberlake, ahora le suenan los negocios

Dejar de viajar por el mundo dando conciertos, a cambio de sentarse en una oficina en Beverly Hills con seis empleados bajo su mando, algo bastante raro especialmente cuando se es uno de los cantantes más exitosos y respetados de la escena del pop de los últimos 10 años. Extraño pero confirmado. Todo indica que Justin Timberlake dejará los escenarios para decicarse a los negocios.

Algunos aseguran que su interpretación de Sean Parker, el fundador de Napster en la película Red Social, lo motivó a invertir su dinero y su tiempo en MySpace. Lo que no está muy claro es por qué invertirle a una compañía que alguna vez (en 2003) fue la primera gran red social de internet, pero que este año estuvo al punto de quebrar debido a que Facebook lo supera en 520 millones de usuarios.

Sin embargo, si hay algo que caracteriza a Timberlake, es que le gustan los riesgos.

En 2002 dejó la exitosa banda N´SYNC para lanzarse como solista, y el tiempo terminó dándole la razón. Su primer álbum individual, Justified, le reportó dos premios Grammy y cuatro Mtv Music Awards. Fue solo el pequeño abrebocas de una carrera llena de reconocimiento y respeto por parte de sus colegas, el público y la crítica. Jenny Eliscu, editora de la revista Rolling Stone, comentó una vez: “Lo que hace que Justin Timberlake sea un artista tan exitoso, es que logró lo que quería desde joven: credibilidad”.

Pensando en eso, no resulta tan insólito que haya pagado 35 millones de dólares por una empresa que alcanzó a ser valorada 17 veces más cara. Su nombre es el gancho perfecto para un nuevo grupo de usuarios, así que no resultaría extraño que MySpace le volviera a hacer pelea a Facebook. “Hay una necesidad por tener un lugar donde los jóvenes puedan interactuar con sus artistas preferidos, oír música, ver videos y compartir información y noticias”, le comentó Timberlake a The Hollywood Reporter.

Y es que aunque es un artista de corazón, su lado de empresario cada vez es mucho más fuerte. En 2007 lanzó su marca de ropa, William Rast, que cuenta con la imagen de la reconocida modelo Erin Wasson y que se vende en las tiendas Bloomingdale´s. Al año tuvo la oportunidad de presentar su colección primavera-verano en la Semana de la Moda de Nueva York en pleno Bryant Park. Pero el diseño fue solo el comienzo en el mundo del comercio. Su debilidad por la comida lo llevó a abrir Southern Hospitality en Nueva York, donde se sirven platos propios de Memphis, lugar de nacimiento del artista. También es copropietario de otros dos restaurantes, Chi y Destino. Fue en éste último donde hizo el lanzamiento oficial de su propia marca de tequila, 901, cuyo nombre se debe al código de área telefónica del pueblo natal de Justin.

Para esa época su segundo trabajo discográfico, FutureSex/LoveSounds, seguía sonando en las emisoras después de vender más de nueve millones de copias en el mundo. Así que su ausencia de los escenarios no era tan evidente. Pero han pasado cuatro años y sus seguidores están a la espera de una nueva producción. Sin embargo, todo indica que van a tener que seguir esperando, porque en lugar de componer canciones y montar coreografías, Timberlake, está presentando castings para películas e invirtiendo en empresas y productos. Antes de finalizar el año, lo podremos ver en Bad Teacher al lado de su ex novia Cameron Diaz, y en Friends with Benefits, junto a Mila Kunis, con quien aseguran los medios del corazón, tiene un romance.

No obstante, su nuevo trabajo como director creativo de MySpce es su prioridad. Así que si alguna fan quiere tomarse una foto con él, tendrá que esperarlo frente a su oficina en Beverly Hills, porque sus días de estrella de la música, por ahora, son solo recuerdo.

Temas relacionados