Rosie Huntington, la mujer más sexy del mundo

La modelo de Victoria’s Secret , quien fue el reemplazo de Megan Fox en Transformers 3, acaba de ser elegida como la mujer más sexy del mundo en la revista FHM.
Rosie Huntington, la mujer más sexy del mundo

Cuando Rosie Huntington-Whiteley estaba en el colegio, era objeto de burlas. Sus compañeros bromeaban con su apellido, con el tamaño pequeño de sus senos y con sus labios carnosos. Incluso fue candidata a un infame concurso: Miss Boca Grande. Este último “defecto” del bachillerato es apenas uno de los atractivos por los cuales terminó poniéndose, hace cinco años, las apetecidas alas de los ángeles de Victoria’s Secret. Hoy acaba de debutar en el cine con un éxito taquillero: Transformers 3.

Dos de las revistas para hombres más famosas del mundo (FHM y Maxim) revelaron hace un mes sus votaciones entre los lectores y Rosie fue escogida como la mujer más sexy del momento. Los medios han dicho que ella es la criatura perfecta que todas las mujeres quieren ser y con la que todos los hombres quisieran estar.

A sus 24 años está en el punto más alto de su carrera. Como modelo, claro está, porque como actriz las críticas todavía no la favorecen. Pero a sus fanáticos eso les importa poco. Rosie tiene suficientes cualidades en su cuerpo de 1,75 metros de estatura como para fijarse en los pequeños detalles de la interpretación (algo que también sucedía con Megan Fox).

En el modelaje, sin embargo, es a otro precio. Ha sido portada de revistas como Harper’s Bazaar, Vogue, Elle y GQ, y tiene prácticamente el mundo de la moda a sus pies: “Podré ser la más sexy pero mi cuerpo no es así por accidente”, dice. Sus curvas son el resultado de miles de abdominales. “Estar bronceada es mi primer secreto, el segundo es el ejercicio. Nadie aterriza en la tierra con un cuerpo como este y trabajo muy duro para mantenerlo saludable”.

Sí, es verdad. No todas lo logran, pero hay muchas que sí y que, sin embargo, no han sido llamadas a reemplazar a Megan Fox (semejante bomba sexual) en una cinta taquillera. Algo debe tener. Detrás de su mirada sensual y una imagen que vende ropa de grandes marcas está el encanto que ella misma trata de definir: “Vengo del campo, crecí entre gallinas, cerdos, patos y caballos. Mi mamá fue entrenadora personal y amaba leer Vogue y quizás fue ahí donde me enfrenté al modelaje”.

No oculta su origen, ni trata de aparentar lo que no es. Es , sin más, otra modelo que se abre al mundo de la actuación, y ahora Rosie pisa más segura en Hollywood, más allá de llamar la atención por ser un ángel de la más famosa marca de lencería, y oficiar como la novia de Jason Statham (El transportador, Cerdos y diamantes). En adelante, todo será un asunto de talento y trabajo, como les sucedió a otras que saltaron de la pasarela a la pantalla: Halle Berry, Cameron Díaz y Milla Jovovich. “No estoy aquí para ganar un concurso de popularidad sino para trabajar y tener una carrera. Estoy lista para las críticas”.