Christina Applegate, frente a frente con el cáncer

Aunque le ganó la batalla al cáncer de seno, Christina Applegate no ha dejado de luchar. Después de realizarse una mastectomía doble para salvar su vida, creó la fundación The Right Action for Women para que las mujeres de bajos recursos puedan detectar esta enfermedad a tiempo.
Christina Applegate, frente a frente con el cáncer

Cuando cumplió 30 años Christina se empezó a obsesionar con sus senos. No por vanidad, como muchos pensarían, sino por miedo a repetir la historia de su mamá, quien fue diagnosticada con cáncer de mama a los 32 años.

Recordada por su papel de Kelly Bundy, una sensual jovencita en la exitosa comedia Casados con hijos, Christina supo ganarse su lugar como actriz de comedia en Hollywood. Y aunque nunca ha sido una mujer preocupada por la belleza, es consciente del papel que juega en su carrera. Por eso, cuando siete años después le diagnosticaron un tumor maligno en el seno izquierdo, se vio obligada a tomar la decisión más difícil de su vida.

No sólo le habían descubierto cáncer de seno, sino que gracias a un examen conocido como BRCA se supo que Christina tenía activado el gen del cáncer de seno, lo que la hace más propensa a recaer. Una semana después del diagnóstico, la ganadora del Emmy como mejor actriz invitada en una comedia, por su interpretación de Amy Greene en la serie Friends, se negó a la radioterapia y optó por algo más drástico: una doble mastectomía.

La imagen de su madre, quien en la década de los 70 se sometió a este tratamiento en el seno izquierdo, la atormentó los primeros días. La falta de tecnología de entonces hizo imposible que el resultado fuera estético. Sin embargo, no se arrepiente. Al contrario, se siente orgullosa de la decisión que tomó: "No quería volver a pasar por esto, ya lo saqué de mi cuerpo, ya no me atormenta”, confesó en el programa de Oprah meses después.

Y aunque está orgullosa, no niega que perder sus senos no sólo fue doloroso físicamente sino que fue un duelo emocional tan fuerte que no se lo desea a nadie. Por eso creó la fundación The Right Action for Women, donde se les da la oportunidad a mujeres que no tienen el dinero suficiente para consultar a un especialista, para que puedan acceder a exámenes como el BRCA, que es mucho más efectivo que una mamografía.

“Alrededor de 465.000 mujeres mueren a causa de cáncer de seno al año, es simplemente inaceptable. Por eso, como sobreviviente tengo la misión de informarles a las mujeres sobre todas las opciones de detección que hay y, al mismo tiempo, asegurarles un examen que aunque no está incluido en el seguro médico, puede salvar sus vidas, como lo hizo con la mía”.

Con dos años de funcionamiento, la fundación de Christina Applegate ha ayudado a más de 100 mujeres, algunas menores de 25 años, a detectar el cáncer de seno a tiempo. Y a pesar de que extraña su cuerpo de antes, se siente orgullosa de saber que su sacrificio ha sido un mensaje claro para que las mujeres aprendan a cuidar sus cuerpos.