El hijo de Terminator es un top model

Aunque podría vivir de su apellido, Patrick Schwarzenneger prefiere sobresalir por mérito propio. A sus 17 años, este californiano es la nueva sensación del modelaje en Los Ángeles.
El hijo de Terminator es un top model

No tiene la fuerza ni los músculos de su papá, pero para el tráfico. Su imagen posando sin camisa en una valla de Hudson Jeans, en pleno Sunset Boulevard en Los Ángeles, llamó la atención no sólo de las californianas, sino de varias marcas de ropa que buscaban una cara nueva para sus campañas.

Aunque en sus planes nunca estuvo modelar, Patrick sabe que tiene el look que se necesita. Sus ojos azules y facciones finas, propias de un miembro de la familia Kennedy (su madre, Maria Shriver, es sobrina de John F. Kennedy) son la debilidad de cualquier fotógrafo. Perteneciente a la agencia L.A. Models desde hace año y medio, no le paran las ofertas. Se habla de que próximamente aparecerá en campañas de Ralph Lauren y Armani.

Pero más allá de su físico, lo que a este joven le interesa es ayudar a la mayor cantidad de personas que pueda. Cuando cumplió 15 años, con el apoyo de sus padres, creó Project360, una línea de ropa cuyo 10% de la venta de cada prenda está destinada a fundaciones. “Mi mamá me crió con la idea de hacer trabajo social, y esa es una dirección que sin duda planeo seguir, al tiempo que me convierto en un empresario como mi papá”, comentó en una entrevista con la revista Details.

Su línea de ropa masculina y de accesorios para mujeres se ha convertido, desde su lanzamiento oficial en 2008, en una de las favoritas de las celebridades de Hollywood. Eva Longoria, Tony Parker, Ellen Degeneres, y hasta el mismo Gobernator, lucen sus diseños que se caracterizan por tener una palabra clave que se relaciona directamente con la causa que estén apoyando. Unforgettable (inolvidable), para la lucha contra el alzhéimer, y Faith (fe), para los niños que sufren de cáncer, son algunas de las que más se leen en las calles de Los Ángeles.

Claro que nadie mejor que Patrick para lucir y promocionar sus diseños. A pesar de que no quiere vivir de su apellido, es consciente de que le ayuda a abrir puertas. Es así como divide su día entre asistir al colegio, crear nuevos diseños, aparecer en programas de televisión y aceptar entrevistas de revistas donde, además de su indiscutible buen físico, encanta con su actitud filantrópica.