Bradley Cooper, el churro de la discordia

La elección de Bradley Cooper como el hombre más sexy del año según la revista People, causó polémica entre quienes consideran que el título debió ser para Ryan Gosling.
Bradley Cooper, el churro de la discordia

En días pasados hubo en Nueva York otra marcha de indignados. No fue masiva ni trascendió en los medios y su petición nada tenía que ver con la igualdad social. Apenas llegaron a 20 los manifestantes que se pararon frente al edificio de la revista People para protestar por la elección de Bradley Cooper como el hombre más sexy de 2011 y reclamar ese puesto para otro actor: Ryan Gosling.

Los indignados portaban máscaras con la imagen de Gosling, que se destiñeron con la lluvia de otoño. Luego, la polémica continuó en las redes sociales. El caso llegó incluso a la página change.org, que ha liderado campañas más serias como la que abogó por cortar la cuota de la tarjeta débito del Banco de América; evitar la deportación de un inmigrante ilegal y padre de cinco hijos estadounidenses; o el perdón a una mujer negra que estaba en prisión por haber matriculado a su hijo en una escuela de otro barrio.

Mientras tanto, la revista People ya va en otro número y justificó su elección con una declaración simple de su editora Liz Sporkin: “Bradley Cooper es el paquete completo. Es muy apuesto, talentoso, inteligente, ama a su mamá, puede manejar una tormenta y habla muy bien francés. ¿Quién puede pelear contra eso?”.

No hay antecedentes de descontento en la tradicional elección, que comenzó en 1985 con Mel Gibson. A él le han seguido Nick Nolte, Patrick Swayze, Harry Hamlin, Mark Harmon, Ben Affleck, Matt Damon, John Kennedy Jr., Richard Gere, Denzel Washington, Sean Connery, Pierce Brosnan, Harrison Ford, Tom Cruise y un trío que ha repetido carátula: Johnny Depp, George Clooney y Brad Pitt. Entre los recientes están Hugh Jackman, Mathew McConaughey y Ryan Reynolds.Con este amplio espectro para todos los gustos, muchos no entienden la protesta, pues Bradley Cooper es simplemente un ejemplo de la época actual. Sus detractoras reclaman más talento, una carrera sólida y las abdominales de Gosling.

Pero los defensores de Cooper tienen argumentos para justificar su elección. A sus 36 años, Bradley tiene características que lo harían el hombre ideal para cualquier mujer: se graduó con honores en Idiomas de la Universidad de Georgetown, no habla de sus exnovias, no es mujeriego, es sencillo, confiesa que hay días en los que se ve horrible, tiene cara de buena gente, sabe cocinar, ama a su familia y, desde la muerte de su padre, usa su argolla. Cuando se enteró de que era el hombre más sexy dijo: “Mi madre va a estar muy feliz”.

Lo cierto es que la elección no tiene reversa. Entre otras cosas porque la revista no siempre ha premiado talento y físico. Por eso, los seguidores de Gosling tendrán quizás que esperar uno o más años para que el título recaiga en quien se ha convertido en uno de los mejores actores jóvenes.

Es evidente que Cooper no es un gran actor, y ser elegido el más sexy podría condenarlo al eterno galán de comedias románticas. Pero puede suceder lo contrario: que lo motive a construir una carrera seria. Ejemplos de ambos panoramas ya salieron en portada. Basta mirar las carreras de Brad Pitt, Johnny Depp o Mathew McConaughey para saber cuánto puede pesar semejante elección.

 

Chismes de farándula internacional

El heredero de Bourne. La saga de Bourne ya tiene protagonista para su cuarta parte: Jeremy Renner. Pero no reemplazará a Matt Damon sino que será un agente del proyecto Treadstone. El fime se llamará El legado Bourne y se estrenará en agosto del próximo año.

El romance según Jolie. En la tierra de sangre y miel, la primera película dirigida por Angelina Jolie, promete polémica. Es una historia de amor en la guerra de Bosnia, en 1992, que ya desató reacciones de las autoridades por considerarlo un tema muy ajeno a Jolie.

Señor 3D. La fiebre del 3D no se detiene. Después de Titanic  y Star Wars, ahora se prepara la conversión de El señor de los anillos. Todavía no hay fecha de estreno. Peter Jackson quiere tomarse un tiempo para no arriesgar la calidad de uno de los mayores éxitos del cine.