Linda sube como palma

En la segunda temporada de Yo me llamo, Linda Palma se ha consolidado en su papel de presentadora del concurso con mayor sintonía del país. Ahora su misión es sostenerse para no bajar como coco.  
Linda sube como palma

Nació en Barranquilla pero frente a las cámaras su acento es casi imposible de detectar. Podría pensarse que es cuestión de costumbre ya que vive en Bogotá hace 10 años, pero la verdad es que ella practica muy juiciosa para no desentonar. En especial ahora que su trabajo en Yo me llamo 2, es el doble de exigente.

Su participación en este reality empezó el año pasado a mitad de temporada. Solo quedaban 10 finalistas y Linda se unió al equipo de trabajo para ser la encargada de recibir a los participantes en el camerino cuando terminaban su gala. En directo, sin libretos y sin margen de error, esta estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad del Rosario se robó el show. Su espontaneidad le valió el título de madrina entre los concursantes. Pero su adicción a la tecnología la posicionó frente a los televidentes.

Fue una de las personas que propuso involucrar las redes sociales al programa. A través de Twitter estaba en contacto con los espectadores, al tiempo que les contaba a los participantes si sus presentaciones habían gustado o no. “Siempre estoy conectada y trato de saludar al mayor número de personas”.

Para esta exaspirante a Señorita Bogotá (en 2006), interactuar con la gente ya no es problema. “Entré al reinado como quien no quería mucho la cosas, aprendí a tener más seguridad, a desenvolverme mejor ante las cámaras y a hacer buenas amistades”, comentó en una entrevista con El Heraldo de Barranquilla. Tal vez eso explique por qué al verla en televisión da la impresión de que llevara en el medio mucho tiempo, cuando en realidad solo lleva cuatro años como presentadora.

Su cara se dio a conocer en el programa Nickname, de Citytv, donde hacía notas de tecnología, sexo, rumba y deportes extremos, entre otros temas enfocados a los jóvenes. Su actitud relajada llamó la atención de los productores de Caracol, que la llamaron para que presentara ¡En sus marcas, listos, ya! Aunque estaba contenta con lo que hacía en el momento, solo tuvo que ver el piloto del programa para que renunciara a Citytv. “Me gustó que era un formato nuevo y con colegios de todo el país, pero sobre todo, haber podido estar con el público joven que no tiene muchos espacios propios”.

El programa sólo duró una temporada, pero fue suficiente para que mostrara su versatilidad frente a las cámaras. En sus marcas… era un formato más relajado, mientras que en Yo me llamo debo ser un poco más seria sin dejar de ser espontánea. Haber viajado por varios departamentos de Colombia como parte de la gira en busca de nuevos talentos, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras hasta el momento. Y para los televidentes también. Ahora su tarea es sostenerse en un área en la que más de uno ha resultado quemado o encasillado.