Sexo, dragones y Violencia en Game of thrones

Después de varias candidaturas al Emmy, Game of Thrones se viene con todo en la segunda temporada. En su nueva etapa, la superproducción de HBO promete acelerar el drama... y el corazón de los espectadores.
Sexo, dragones y Violencia en Game of thrones

El primero de abril se estrena la segunda temporada de Game of Trones  en HBO. La primera temporada de la serie fue muy bien recibida por el público y los críticos de televisión. Mereció cuatro candidaturas a los Emmy, entre ellas una como el mejor drama del año. Su encanto tiene que ver con una buena combinación de guerra, sexo, escenas grandiosas y un libreto muy bien jalado, basado en la serie de libros del mismo nombre escrita por el estadounidense George R. R. Martin, conocido como el Tolkien americano y quien funge también como coproductor.

La mejor manera de explicar este programa es imaginándose un híbrido entre Los Tudors y Los Soprano, en medio de un ambiente del estilo de Corazón valiente y El señor de los anillos. Es un drama plantado en la Gran Bretaña del rey Arturo, con escenas gráficas de sexo y violencia, magia y conflictos políticos entre siete familias dinásticas que buscan ganarse el trono.

Su protagonista, el danés Nikolaj Coster-Waldau, quien interpreta a Jaime Lannister, tiene ya su propia legión de seguidoras, por su estilo rudo y desaliñado que impuso Viggo Mortensen en El señor de los anillos.

La primera temporada de Juego de tronos estableció el mundo antiguo de los caballeros de la Mesa Redonda. Un mundo tan complicado que no fue sino en el quinto capítulo que empezó a retorcerse en conflictos. Para la segunda temporada, en cambio, el mundo ya está establecido y el drama puede coger fuerza. “El público ya conoce el mundo, conoce los personajes, los que vuelven y los que no vuelven. Todo esto nos deja acelerar el drama”, ha dicho el productor ejecutivo David Benioff. La primera temporada fue un éxito, pero no existía la expectativa que ahora compromete a la segunda. A la vez, ya no existe el riesgo de fracasar, pues el interés del público en próximos capítulos es evidente. Hay una manada de seguidores fieles que seguramente estarán pendientes al estreno. La final de la primera temporada atrajo a un poco más de tres millones de televidentes, lo cual habla a las claras de lo que los productores esperan para la segunda. “Tratamos de enfocarnos en el ahora. Cuando les dijimos a HBO que queríamos hacer el programa hasta el final, creo que fuimos ingenuos, no sabíamos exactamente eso que implicaba en cuanto a trabajo. Pero estábamos hablando en serio, y con fortuna lo seguiremos hasta el final, ese es nuestro propósito”, opina el otro productor ejecutivo, D. B. Weiss.

Hay varias razones para seguir la serie. Es muy completa visualmente, tanto en el contenido histórico como en escenas de guerra. El vestuario es espectacular. Y además es una historia que se nutre de los temas de moda como son dragones, fantasmas y otros elementos fantásticos.

Sin embargo, los personajes son el motor del drama, y están desarrollados en detalle, fieles al libro que les dio vida. Martin, incluso, tiene un blog en el que se encarga de contagiar a los espectadores de su propio entusiasmo.

Por último, la cadena de televisión HBO no ha escatimado esfuerzos para que la dimensión de la historia se note en la pantalla. En la tradición de dramas originales como Band of brothers y True blood ha desbordado los presupuestos y ha invertido no menos 60 millones de dólares en Juego de tronos.

Colombia es uno de 63 países que disfruta la serie y vivirá el estreno a la par de Estados Unidos. Será la oportunidad para saber si los colombianos son igual de apegados a los dramas fantásticos del estilo del rey Arturo.  

Temas relacionados