Mientras duermes, suspenso en las salas de cine

El mismo director de la película de terror REC realizó esta cinta que cuenta la historia de un portero que no es tan amable como parece.  Vea más reseñas de cine.
Mientras duermes, suspenso en las salas de cine

En 2007 el director catalán Jaume Balagueró, un fanático de las películas de terror, causó una muy grata sorpresa con [REC]. La cinta, filmada a manera de falso documental, contaba la aventura de una reportera de televisión que grababa en vivo los extraños sucesos de un edificio en cuarentena.Bien filmada y bien narrada, [REC] involucraba al espectador de tal manera que no había forma de cerrar los ojos. El éxito lo llevó a filmar una segunda parte que, por supuesto, no resultó tan buena como la primera.

El año pasado, Balagueró se concentró en un nuevo proyecto, esta vez no tan terrorífico pero sí con mucho suspenso: la historia del conserje de un edificio de apartamentos que no es tan buena gente como aparenta.

Protagonizada por el gallego Luis Tosar, en cuya hoja de vida hay trabajos tan insignes como Los lunes al sol, También la lluvia y Celda 211, la película causa intriga desde las primeras escenas: ¿qué demonios tramará este portero al que todos (bueno, casi todos) los vecinos le tienen confianza? ¿Y en qué diablos pensarán los habitantes del edificio cuando le confían a un portero del que no conocen nada, su más íntima cotidianidad?

El perverso de Balagueró, con la ayuda de Tosar, nos arruina el día. Porque lo que se esconde detrás la soledad del portero, es su entusiasta empeño en arruinarles la vida a los demás. A partir de esta película es probable que miremos a nuestro conserje con la desconfianza suficiente como para imaginar cualquier cantidad de terrores. Es el sentido del género, causarnos cierta paranoia para que no podamos dormir tranquilos, para que caigamos en la cuenta de que eso que vemos en la pantalla nos puede suceder a nosotros.

Sin embargo, por más ingenio que tenga Balagueró, no termina por convencernos del todo. Hay algo ahí que no funciona, que patina en la consigna de hacer creíble la historia. Quizás porque tanta truculencia repetida (como la de la facilidad el portero para dormir a quien quiera) termina por ser sospechosa.

Habemus Papa

La cinta del director italiano Nanni Morreti, quien además logra una convincente interpretación del psicoanalista del Papa, es una comedia ligera que sugiere una Iglesia católica amable y despistada. El nuevo Papa, elegido en un inusual cónclave, resulta ser un actor frustrado con deseos de todo menos de asumir su nuevo papel. Los obispos, profundamente contrariados por la situación, deciden contratar al mejor psicoanalista de Italia para que solucione un problema traído de los cabellos. La cinta es amena, aunque hay que tomarla con la suficiente ligereza del caso.

Titanic 3D

Para recordar los 100 años de la tragedia, Fox decidió convertir la película de 35 mm a una película en tercera dimensión y llevarla nuevamente al cine. Aunque no es la primera vez que se reencaucha una cinta antigua y se le añaden efectos visuales acordes a la evolución de la tecnología (El rey león 2012), sí es la primera vez que los efectos no son tan perceptibles. Son pocas las escenas donde el efecto es palpable, uno se olvida de que está frente a una película en 3D y, simplemente, rememora la historia de amor que causó euforia 15 años atrás. Todo indica que es un pretexto para pescar a las nuevas generaciones.

Vea la reseña completa de Titanic 3D en: http://blogs.cromos.com.co/ojodepez/2012/04/17/titanic-en-3d-reencauche-o-romanticismo-digital/