ZAZ, la revelación de la música francesa

Empezó a cantar en las calles de Paris, haciendo un ruido peculiar con su boca. Su voz, ronca y real, la llevó a ocupar los primeros lugares de los rankings musicales. Conózcala.
ZAZ, la revelación de la música francesa

Muchos sonidos novedosos llegan de Europa a Colombia, colándose especialmente en las redes sociales, en Youtube o en los oídos de melómanos inquietos que descubren una artista valiosa y quieren compartirla con el mundo, con su mundo.

Pero el nombre de Isabelle Geffroy no es conocido, ni siquiera su nombre artístico, tan particular como su tono de voz , suena en las emisoras colombianas, contrario a lo que sucede en el viejo continente: ZAZ.

ZAZ es el apodo de la jovencita que en el 2010 se convirtió en la artista francesa más escuchada por fuera de su país natal. Sus productores la encontraron en las calles de París, cantándole a su realidad , “Ofréceme una habitación en el Ritz, no la quiero, las joyas de Chanel, no las quiero. Yo como con las manos y soy como soy, hablo fuerte y soy franca, discúlpeme. Quiero el amor, la alegría, el buen humor, no es su dinero el que será mi felicidad, yo quiero morir con la mano en el corazón”, Je veux, la primera canción de su disco con el que conseguiría disco doble platino, además de varios premios como el Canción Revelación de la Academia Charles-Cros le cantaba a su cotidianidad.

Un colombiano también la conoció cuando era apenas una corista con un look vanguardista, con una voz ronca que la hacía resaltar entre las demás, Yuri Buenaventura. “Desde que era corista se destacaba por su talento y por su formación musical. Sus temas de rasgos urbanos y tradicionales fueron muy bien recibidos por los franceses que ya están cansados de oir éxitos americanos. Zaz hizo que la música tradicional francesa, la de acordeón , la del valls de las fiestas parisinas volviera al lugar que merecía”, afirma el compositor.

No se equivoca. La magia de sus canciones recae en el poder para mezclar sonidos urbanos, tan urbanos que salen de su boca como si se tratara de instrumentos que tuviera resguardados bajo su lengua, con melodías de blues y de jazz.

Zaz y Yuri Buenaventura hacen parte de la misma casa de producción: Caramba espectáculos, y aunque no volvieron a compartir escenario, el vallecaucano confiesa que la relevancia de la obra musical de Zaz está en el poder que tuvo para actualizar los sonidos franceses y hacerlos corear en todo el país, incluso , en el continente.

Un poder más para la francesa: quien escucha Je veux, su primer éxito, busca más y más canciones de esta amante de la música folclórica quien no ve su fama  como un golpe de suerte sino como el destino premeditado: “siempre supe que iba a ser cantante, incluso si a veces perdí la música, ella siempre me encontraba”.