Pamela Anderson, de sex symbol a ecologista

Solidaria con una organización ecologista, caritativa con los que sufren desastres naturales, activa contra el maltrato de animales, Pamela Anderson trata de cambiar su imagen.
Pamela Anderson, de sex symbol a ecologista

La actriz Pamela Anderson defendió en Fráncfort (Alemania) al fundador de la organización ecologista "Sea Shepherd", Paul Watson, de 61 años, quien se encuentra en este país europeo a la espera de su posible extradición a Costa Rica.

Las autoridades costarricenses le reclaman por no comparecer en 2006 en un juicio acusado de violación del tráfico marítimo en aguas guatemaltecas en un incidente de 2002, en el que pescadores costarricenses aseguran que trató de hundir su embarcación.

Anderson, que al igual que Watson procede de la provincia canadiense de Columbia Británica, se puso de lado de este ecologista perseguido, pero no solo eso: la guardiana de la bahía  recordó que ella, con tres años, protegía a los animales y que logró que su padre abandonara la caza.

Tras la detención de Watson, la organización “Sea Shepherd” indicó que la supuesta ofensa ocurrió cuando el activista se encontraba filmando en 2002 el documental "Sharkwaters", sobre una operación ilegal para extraer aletas a los tiburones a cargo del buque costarricense Varadero.

El ecologista argumentó que con las aletas de tiburón se gana mucho dinero "y con el dinero se compra mucho poder". "Confío en que la República Federal (de Alemania) no me envíe a ningún sitio donde peligre mi salud o mi vida", añadió Watson.

Pero éste es solo un ejemplo de la nueva imagen pública de la exconejita de Playboy. Por ejemplo, cada vez se prodiga más en gestos solidarios. A finales del pasado mes de enero, puso a la venta en eBay su Range Rover 2007 para recaudar fondos con motivo del aniversario del terremoto de Haití, para la Organización Ayuda a Haití, que lidera el el actor Sean Penn, según publicó la revista de famosos “Radar”.

La estrella de Baywatch aseguró que sería ella misma quien entregaría las llaves al nuevo propietario si se lograba vender su coche por más de 50.000 dólares. "Todo lo que tenía que hacer era darme cuenta perfectamente de que no necesito dos vehículos", razonó Anderson en su cuenta de Twitter para explicar su donación. "Quería ser capaz de compartir algunas de mis comodidades con aquellas personas que no tienen ninguna", añadió.

CONTRA LA PORNOGRAFÍA

Y es que no es fácil cambiar de imagen para un símbolo sexual. En noviembre de 2010, el grupo indonesio Frente de Defensores del Islam rechazó la donación de Anderson para las zonas afectadas por el terrible tsunami que afectó entonces a Indonesia: para ellos, se trataba de un dinero ganado de forma inmoral. Habib Umar, del Frente, declaró a la cadena “Metro TV” que si Indonesia aceptaba el ofrecimiento de la modelo y actriz, obtenido con fotos de desnudos, se arriesgaba a un desastre aún mayor, por lo tanto ese dinero "es haram (prohibido)".

El Frente había sido uno de los principales detractores de la aventura empresarial de Playboy en Indonesia, tras haber contribuido a cerrar la publicación y a encarcelar al director general de la edición, Edwin Aranda, por un delito de pornografía. Anderson, símbolo sexual en Estados Unidos, anunció en su página web que había posado para la portada de la revista Playboy y que iba a donar 25.000 dólares a la organización no gubernamental Waves of Water, para que llevara agua potable a las zonas destruidas por el tsunami.

Unos meses antes, la modelo había declarado que "mis hijos son objeto de burla porque he posado desnuda", tras participar en una fiesta de Playboy en Bucarest (Rumanía), en un antiguo palacio del que fuera dictador comunista Nicolae Ceausescu. En declaraciones a la emisora rumana Pro TV, la exvigilante de la playa lamentó sus desnudos y aseguró que no volvería a aparecer sin ropa ante las cámaras. Durante aquella entrevista, Anderson mostró su compromiso contra el maltrato de animales y la violencia doméstica: "Yo he conocido la violencia doméstica y también mi madre”, señaló.

Temas relacionados