El regreso de la serie Dallas, ¿funcionará la vieja fórmula?

Después de 20 años de sepultado,revive uno de los melodramas más vistos de todos los tiempos: Dallas. ¿Funcionará esta vez la fórmula?
El regreso de la serie Dallas, ¿funcionará la vieja fórmula?

EL MÍTICO JR está de regreso. Quizá esto no les diga mucho a los jóvenes televidentes, pero no es poca cosa. Interpretado por Larry Hagman, JR Ewing consiguió en los años ochenta ganarse el odio y el encono de toda una generación; y de paso, hacer de la serie Dallas una de las de mayor sintonía en la historia de la televisión.

Hasta 1978, Hagman era conocido como el tímido y torpe astronauta de la comedia Mi bella genio, pero de pronto JR, un personaje inescrupuloso e insensible frente al dolor ajeno, aumentó su popularidad a niveles absolutos. A lo largo de 13 temporadas (hasta 1991, 356 episodios), JR llevó a un nuevo punto la capacidad de engaño y traición familiar para hacerse al negocio del petróleo en Texas.

En una época en que las series de televisión eran más bien cándidas, dedicadas a héroes con honor como Perry Mason o a clanes esforzados como la familia Ingals, Dallas, con JR a la cabeza, ingresó a la tradición de las familias norteamericanas, que veían por primera vez un culebrón que recreaba las vidas de excentricidad y derroche de los bellos y ricos, a la vez que eran presas de la traición, la envidia y la ambición.

Ahora JR vuelve con todo, 21 años después, en la continuación de la serie, que acaba de estrenar el canal Warner, al lado de sus compañeros de entonces, Linda Gray (Sue Ellen) y Patrick Duffy (Bobby), y de una nueva generación de actores. Solo que ahora los televidentes y los proyectos de melodrama son más maliciosos. El mercado actual es más competido y existe un espectro variopinto de series de calidad con argumentos sólidos que pueden estar por encima de los culebrones de antaño.

En una parrilla que ya casi no se escandaliza con nada, ¿funcionará la fórmula de JR? Sólo la audiencia lo dirá. Lo cierto es que Larry Hagman tiene una nueva oportuniad para hacerse odiar. Su personificación de JR significó el acierto y el infortunio de su carrera. Acierto, pues le valió el reconocimiento del “villano más grande” de la farándula internacional de los ochenta. Infortunio porque todavía a sus 80 años, le es común recibir carterazos y abucheos de la señoras que aún recuerdan las mentiras y engaños que JR urdió en su intento por despojar a su hermano Bobby de toda su riqueza. Hagman se jacta de haber ganado el dinero suficiente para vivir a sus anchas y de haber alcanzado un nivel actoral que a veces no le permite distinguir entre su vida y la de JR: “Ya no sé qué parte de mí es él y que parte del él me pertenece, he incorporado su personalidad a la mía”, dijo el protagonista en la presentación de la serie en Los Ángeles. La productora TNT, filial de Warner, intentó en varias ocasiones realizar una nueva versión de Dallas.

Pero solo el guión propuesto por Cynthia Cidre cautivó a Hagman, Gray y Duffy: “Hemos querido mantener lo más jugoso de los giros de la historia, pero haciéndolos creíbles”, dijo la guionista y productora ejecutiva a The New York Times. La serie se estrenó el pasado 13 de junio, con una audiencia cota de 6,8 millones de televidentes en los Estados Unidos, muy por encima de Family Guy y The Big Bang Theory, con 2,8 y 2,7 respectivamente, según Nielsen. Como ha dicho el propio Larry Hagman, “JR está de regreso”. Y al menos en esta ocasión, habrá que creerle

Temas relacionados