Historias de vida con Yamid Amat Serna

El periodista Yamid Amat Serna armó un programa de 36 capítulos en el que reivindica el trabajo de muchos colombianos anónimos que la luchan fuera de su tierra y han hecho más que sobrevivir.
Historias de vida con Yamid Amat Serna

Édgar Silva, a quien le dicen “el Boli”, lleva 25 años en España.  Después de trabajar como mensajero, decidió jugársela y montó una escuela de fútbol con el objetivo de resocializar a los hijos de inmigrantes en ese país. Aunque no es un hombre rico ni influyente, ha logrado ayudar a más de 200 alumnos a acercarse a su sueño de ser futbolistas profesionales (algunos han terminado en la escuela del club Villarreal).

La disciplina y, sobre todo, la pasión con la que Édgar se sacrifica para ayudar a cientos de jóvenes, fue lo que llamó la atención de Yamid Amat Serna, quien desde hace un tiempo venía desarrollando una línea periodística de noticias positivas, de esas que como él mismo explica, “no aparecen en primera página”. En medio de su trabajo, e incluso de reuniones con amigos, se fue encontrando con cientos de historias de colombianos que, sin necesidad de ganarse premios, escribir libros o participar en realities, han dejado el nombre del país en alto.

Fue así como se unió con la productora Quinta Hoja y CM& Televisión para ir en busca de esos colombianos en el mundo.  Con ayuda de embajadas y consulados hizo un primer barrido en Europa. El reto era ir del extremo occidental al oriental, empezando en Portugal y terminando en Turquía. Ante el número tan grande de historias, tuvo que hacer un filtro pensado en términos de producción. “Buscamos historias que tuvieran un poco de colorido y emotividad, que encarnaran el esfuerzo, la paciencia y la constancia de estos colombianos por sobrevivir lejos de su tierra”.

Una vez escogidas, Amat y su equipo se dieron a la tarea de contactarlas. Lo que empezó como un trabajo periodístico, terminó siendo un encuentro entre amigos. “Fue tanto lo que hablamos con cada uno de los personajes en la preproducción, que cuando llegaba el día de la grabación, era como si fuéramos dos amigos que se reencuentran después de 15 años”. Cada historia es un capítulo, y las historias alcanzaron para 36 capítulos.  Fueron más de 12 horas de filmación por personaje para presentar un programa hecho con código cinematográfico. Un mes en preproducción, mes y medio grabándolo y otro mes en posproducción.

La idea desde el principio era mostrar a estos hombres y mujeres en un día normal de sus vidas, lo que implicaba seguirlos todo un día. “Todos los seres humanos tenemos tres escenarios de vida cotidianos: la casa, el trabajo y los traslados”, asegura Yamid, y bajo esa matriz desarrolló cada personaje. Para asegurarse de que el espectador no solo tenga una imagen de cada uno de los protagonistas, sino que lo conozca en sus espacios íntimos, los entrevistó primero para que, al momento de grabar, fuera el propio personaje el que contara su historia.

Los televidentes conocerán a una profesora de español en Turquía que, gracias a su ejercicio profesional, logró que el gobierno de ese país incluyera en el pénsum estudiantil el español como idioma oficial. O a José Reina, quien con su cámara fotografió la colección de historia natural más importante de Turquía. Como ellos, hay 33 colombianos más a quienes Yamid quiso rendirles un homenaje. “El televidente se va a encontrar con historias meritorias e interesantes, va a sentir que hay un espejo, que la historia que está viendo puede ser la de él o la de un conocido. Lo que pretende Siete vidas es valorar y dignificar el esfuerzo de los colombianos lejos de su tierra, que desgraciadamente no pasa muy seguido”.

El resultado lo están viendo los colombianos por el Canal Uno, de lunes a viernes, a las 8:30 de la noche.

Temas relacionados