Sanandresito: reflejo irónico de la malicia colombiana

La película protagonizada por Verónica Orozco y Andrés Parra es una cinta que se esfuerza por que el humor no surja de lugares comunes.
Sanandresito: reflejo irónico de la malicia colombiana

En el colorido paisaje de cualquier Sanandresito del país se encuentra lo mismo. Vendedores rugiendo en la entrada de sus locales, comida en los andenes, bebidas de colores sobre estanterías brillantes y, por supuesto, piratería. Esta es la locación de la película Sanandresito, que refleja sin clichés y con gracia la vida del comercio informal.

Por las calles del Sanandresito bogotano merodea diariamente el peor policía de la institución, interpretado por Andrés Parra. Un agente sin modales, ordinario e ineficiente que consigue gafas Ray Ban apenas con lustrar la placa que lleva con su apellido: Tenorio.

 Su vida, desprevenida y aburrida, se transformará cuando por equivocación resulte inculpado en el asesinato de una vendedora de Sanandresito. Junto a su amante y jefe, interpretada por Verónica Orozco, Tenorio tendrá que desenterrar las últimas horas de un muerto que no le pertenece pero que lo involucra.

Sanandresito se esfuerza por que el humor no surja de lugares comunes sino de líneas oportunas para situaciones cómicas o, incluso, dramáticas, como sucede en las comedias negras. Alessandro Angulo retrata la desgracia con no poco sarcasmo, un sarcasmo inteligente que es el que más cuesta y el que pocos directores consiguen.

Sanandresito es un reflejo irónico de la malicia colombiana: del colombiano que compra barato aunque el producto le salga malo, del que vende imitaciones en un local modesto del centro como si estuviera en un lujoso almacén de la Quinta Avenida, del profesional arribista que en medio de su desajustada realidad ridiculiza a sus subalternos, en este caso al agente Tenorio, quien responde a insultos con chistes que afloran de su personalidad ingenua.

No es que Sanandresito vaya a cambiar la historia de la comedia en Colombia, pero es perfecta para entregarse a su humor con el alivio de contar con buenas actuaciones, sobre todo la de Andrés Parra en el papel de Tenorio, y un guion decoroso.Dirección: Alessandro AnguloGuion: Jörg HillerReparto: Andrés Parra, Verónica Orozco, Jimmy Vásquez.MÁS PELÍCULAS EN CARTELERA

La era del hielo/ regular

En su larga travesía de cuatro capítulos, La era del hielo está hace rato recalentada. Las aventuras del mamut, del tigre dientes de sable y del oso perezoso pudo despertar cariño en su tiempo, pero ya se les acabó la cuerda. No hay tercera dimensión que los salve de un final triste, como el de Shrek. Lo único que no muere es la historia de la ardilla milenaria persiguiendo su semilla, que hace recordar los mejores capítulos del Correcaminos y el Coyote.Sombras tenebrosas/ Buena

Después de una malograda Alicia en el país de las maravillas, a las películas de Tim Burton hay que acercarse con cierta prudencia. Más cuando se trata de una cinta de vampiros y, de nuevo, protagonizada por Johnny Depp. Pero es un alivio que, aparte de una espléndida estética gótica, ya tradicional, Burton haya vuelto a su humor sencillo de muchas de sus películas de antaño. Esta historia sobre un vampiro del siglo XVIII que despierta en 1972 en el seno de su descendencia, da buena cuenta de su ingenio fácil y divertido.