Christopher Nolan, el hombre tras la máscara

Después del éxito de Batman, el caballero de la noche, el director de cine inglés se despide del público con la tercera parte de la saga. Nunca antes uno de sus filmes había generado tanta expectativa.
Christopher Nolan, el hombre tras la máscara

El dibujo de un hombre intentando volar, de Leonardo da Vinci, y las aventuras El Zorro, escritas por Johnston McCulley, influyeron en Bob Kane. Avanzaba el siglo XX y una película de murciélagos fue el ingrediente final para que el joven de 23 años, que se dedicaba a dibujar historietas en la Editorial DC, pensara en Batman. En 1939 lo que empezó como una historieta se convirtió rápidamente en radionovela y más tarde en serie de televisión (también animada). El paso al cine lo dio en 1966 con el director Leslie Martinson. Tenía fama suficiente para que su recorrido por las salas no pasara desapercibido.

El 30 de julio de 1970 nació Christopher Nolan en la capital británica. La cámara Super 8 de su padre y una imaginación que se movía al ritmo de sus juguetes marcaron su niñez. A pesar de su temprana inclinación por el cine, estudió Letras en University College de Londres. El enfoque académico de su carrera lo combinó con el cine, su gran pasión. Muestra de ello es Following (1998), su primera película, que autofinanció. Con la ayuda de amigos grabó durante un año, los fines de semana. El año del estreno, el mismo en que murió Bob Kane, la película del joven desconocido se impuso en el Festival de Cine de San Francisco. Fue tal la aceptación que la productora Zeitgeist Films adquirió los derechos de distribución.

En pocos meses se regó como pólvora el talento de Nolan. Por entonces, la Warner Bross andaba reponiéndose del fracaso de Batman y Robin (1997). El filme, dirigido por Joel Schumacher y protagonizado por George Clooney y Arnold Schwarzenegger, tiró por el suelo a uno de los personajes más tratados en el cine. La poca respuesta del público y la crítica eclipsaron al superhéroe.

Para que Batman y  Nolan se vieran las caras pasaron años. Para la segunda película, el inglés contó con un presupuesto que ni él imaginaba: cuatro millones de dólares. Basado en un cuento escrito por su hermano Jonathan, nació Memento (2000). Esta vez fue nominado al Globo de Oro y al Óscar. Aunque no ganó, demostró que su irrupción en el cine no fue cuestión de suerte. Con apenas treinta años se convirtió en uno de los directores más solicitados de Hollywood. Los constantes cambios de tiempo al estilo de Graham Swift en la novela Waterland, y la influencia directores de televisión como Alan Parker, son las marcas de su trabajo.

El género policial fue la hoja de ruta para su tercera propuesta. Insomnio (2002) no tuvo la misma repercusión que Memento, pero lo mantuvo en carrera hacia un reto mayor. Siete años después del fracaso de Batman y Robin, la productora Warner Bross desempolvó la máscara negra. Nadie esperaba que tuvieran a Bale en carpeta. Batman inicia (2005) lo catapultó al estrellato. Continuar con las entregas anteriores o distanciarse de la típica imagen del hombre murciélago fue su acertijo inicial. Como su nombre lo indica, esta producción parte de la muerte de los padres de Bruce Waine (encarnado por Christian Bale) hasta el nacimiento y formación del superhéroe. Los 372 millones de dólares recaudados en taquilla le permitió al público pensar en una saga. Ni con todas sus películas anteriores el director reunió tanto dinero. Luego de hacer The Prestige (2007), una película basada en un libro del escritor Christopher Priest, algunos críticos creyeron que Batman begins sería su cima.

El 14 de julio de 2008 se estrenó oficialmente Batman, el caballero de la noche. El récord de 155 millones de dólares en taquilla (en la primera semana) tiene la firma del actor australiano Heath Ledger, que representó al Guasón. La película no sólo se destacó por la potencia del guion sino por la estética que envuelve a Ciudad Gótica. La crítica se volvió a rendir y Bale consiguió dos Premios Óscar por mejor edición de sonido y mejor actor de reparto. Los espectadores, que no estaban acostumbrados a los superhéroes, sucumbieron al éxito. ¿Sucederá lo mismo con la tercera parte, titulada Batman: el caballero de la noche asciende? El próximo 27 de julio se sabrá. No obstante, a estas alturas Christopher Nolan ya no tiene que seguir demostrando su talento.